Reino dejó en claro que no formará parte de ninguna movida para controlar los precios como pretenden Nación y Provincia

El Gobierno nacional por estas horas ha dado muestra de que su principal obsesión es poder ponerle freno al proceso inflacionario. Para ello apeló a una receta ya conocida como lo es la del control de precios, en este caso de 1.430 productos de consumo masivo. Para ello, por decreto, estableció retrotraer los precios al pasado 1 de este mes.

Esta acción encabezada por el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, cuenta con el respaldo absoluto del gobernador bonaerense Axel Kicillof, que tiene a su vez el apoyo de intendentes de su propio partido, de manera especial de aquellos que conducen los destinos de distritos del conurbano.

Ese acompañamiento se verá restringido porque desde Juntos por el Cambio ya se han conocido expresiones de rechazo al congelamiento impuesto y de no participación en las tareas de control y fiscalización de precios en los comercios y góndolas de supermercados.

Uno de los que se manifestó en esa dirección fue el titular del Departamento Ejecutivo local, Esteban Reino. "No es responsabilidad nuestra llevar a cabo el control de precios de los productos", dijo de manera contundente en la tarde de ayer a El Diario para luego reclamar la necesidad de que se aplique un plan serio para bajar la inflación y crear fuentes de trabajo.

Una receta que "ha fracasado"

"Ya sabemos que este tipo de recetas en el pasado han fracasado. Acá la solución pasa por producir más y emitir menos billetes. A diario vemos como el peso continúa perdiendo valor", aseveró.

De esta manera Reino dejó en claro que no formará parte de ninguna movida para controlar los precios como pretenden Nación y Provincia. "Esta receta, desafortunada, no solucionará nada, y provocará desabastecimiento de alimentos", vaticinó.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio