Trabajadoras del Hogar La Merced denunciaron sufrir violencia laboral

En la mañana de este lunes, varias trabajadoras del Hogar de ancianos “La Merced”, acompañadas por la Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (UTEDYC) manifestaron públicamente ser víctimas de hechos de violencia laboral dentro del establecimiento. Responsabilizaron a su Presidente, Gerardo Fernández, por el hostigamiento hacia ellas. Señalaron que padecen maltrato verbal y modal, recurrente y sostenido en el tiempo; arbitrarias sanciones disciplinarias; acciones discriminatorias; autoritarias quitas de presentismo; repentinos cambios de jornada laboral; constantes amenazas de castigos; expresiones despectivas; exceso de tareas; etc. Afirman que deben trabajar en un ámbito caracterizado por la tensión, el malestar, la angustia, la incertidumbre y el temor a la libre expresión.

En conferencia de prensa organizada horas después, otras personas que trabajan en el Hogar negaron los hechos antes denunciados. 

Mónica Mohana, trabajadora de la institución con 19 años de antigüedad, en referencia a Fernández, señaló: “El propició todo tipo de gritos e insultos. Nos trató de estúpidas, de taradas, se refirió a nosotras como ‘el cáncer de la institución’. Despidió mucha gente y otra renunció por no tolerar el maltrato permanente”.

Norma Casas, despedida luego de prestar servicios durante 19 años en el Hogar, relató experiencias similares: “A mí me triplicó las tareas, a modo de que no pueda con todo. Me insultaba y denostaba lo que hacía. Me dijo: ‘yo si quiero te hecho a la mierda, y andá a hacerme juicio después’, como amenaza permanente”. 

Según señalaron, tres trabajadoras han sido despedidas arbitrariamente y otras tres han optado por renunciar ante la imposibilidad de soportar el clima instaurado en el Hogar por la máxima autoridad de la entidad empleadora, quien ha procedido a contratar sucesivamente nuevo personal sin realizar su correspondiente registro conforme a la normativa legal. 

“El empleador incumple desde varios meses atrás con sus obligaciones previsionales y sociales” afirman desde UTEDYC.

La entidad gremial denunció la violación de distintas normas laborales ante el Ministerio de Trabajo de nuestra Provincia, el cual ha realizado la pertinente inspección en el establecimiento.

Alejandro Riveros, Secretario gremial de UTEDYC, explicó: “La recurrente incorporación de personal sin registración genera multas y recargos para el Hogar por la evasión correspondiente a organismos previsionales y sociales, y a afrontar el pago de abultadas cifras por factibles juicios laborales; dejando a la vez a dichas trabajadoras/es sin cobertura social, previsional y de ART, cargando la institución empleadora con los riesgos derivados de hipotéticos accidentes laborales y de enfermedades profesionales de su personal. Los despidos sin causa podrán agravar la situación económico-financiera de la entidad”.

Tras la presentación, el ministerio convocó a las partes a una audiencia para el día 5 de julio del corriente año. Las autoridades del Hogar no se presentaron. Una nueva audiencia se convocó para el día 18 de julio, donde la parte la empleadora estuvo ausente nuevamente. “La falta de cuidado y diligencia observada por la máxima autoridad de la Sociedad de Damas de Beneficencia al no acudir a las audiencias evidencia su predisposición a también evadir las responsabilidades derivadas de su accionar, a la vez que constituye -ante las autoridades- una clara presunción en su contra acerca del incumplimiento de la normativa laboral vigente”, sostienen desde UTEDYC.

POSTERIOR CONFERENCIA DE PRENSA:

En horas de la tarde, algunos trabajadores del Hogar dieron otra versión de los hechos en conferencia de prensa convocada desde la entidad.

Marita Sanchez, encargada de Enfermería, dijo: “Nosotros queremos dejar en claro que la atención que el Hogar brinda es excelente y que si existe una cuestión administrativa con el gremio no es un tema nuestro. Acá no hemos visto maltratos de ningún tipo desde que yo estoy, desde marzo”.

Alicia Niño, cuidadora del Hogar con más de 15 años de antigüedad, dijo: “Gerardo Fernández es el presidente, es nuestro jefe y no nos maltrata en absoluto, la que si maltrataba era Mónica Mohana, actual vicepresidenta y una de las denunciantes. Ella nos hostigaba permanentemente. Ahora estamos tranquilas y en paz y se ha armado un lindo grupo de trabajo. Fíjense hasta que punto Mohana maltrataba que no nos dejaba ni tomar un mate, situaciones que hoy no pasan y hasta llegó a intentar pegarle a la trabajadora Elsa Ruiz Díaz pero eso no sucedió porque otra compañera la defendió. Y nos decían vayan al sindicato, vayan que a mí no me importa. Es más obra en su legajo un apercibimiento por intentar golpear a una abuela hace un tiempo”.

Gustavo Gómez, trabajador del Hogar, pidió al sindicato que los deje trabajar tranquilo: “ni Gerardo ni nadie nos molesta. Es un grupo de trabajo muy lindo”.

Carmen Bogado, otra trabajadora del Hogar y afiliada a UTEDYC dijo: “no existen maltratos de Gerardo hacia nosotras, al contrario es uno más del grupo que viene, ayuda, toma mate con nosotras y todo, ahora con la colocación de cámaras de seguridad se acabó el tema de que algunas trabajadoras dormían en las guardias, otras de ocho horas trabajaban cinco y otra, que después fue electa delegada sindical en reemplazo de Mohana llamada Valeria Novelli, se iba sin permiso para depilarse o a la playa los días de calor dos horas antes sin ningún control y firmaba cómo que se retiraba a las dos y de iba a las 12”.

“De los despidos que hubo, una era una compañera que venía a trabajar en estado de ebriedad, otra porque encaró una relación sentimental con un abuelo del Hogar y le facilitó una llave para salir en plena ola de Covid y otra porque realmente faltaba muchísimo y no cumplía con su trabajo y nosotros estábamos recargadas de trabajo y ella daba vueltas y otra está con licencia sin goce de haberes por exceder las licencias médicas. Hoy hay un esfuerzo enorme para sacar el Hogar adelante y no vamos a tolerar. Ningún atropello sindical. Acá no queremos patotas”, concluyó.

La Supervisora Pamela Jalabert añadió: “Yo también estuve del otro lado y mi prioridad son los abuelos y la atención y que acá exista un grupo unido de trabajo. Hoy vi a una de las chicas, hija de una trabajadora, que salió a protestar y me acuerdo que quería trabajar en negro y cuando le dije del monotributo me dijo que no porque perdía los planes sociales. Lo que pasa es que UTEFYC ya perdido caja de sus ingresos y de su recaudación mensual y es el único afán del gremio, llevarse la plata de los aportes de los compañeros. Porque en ningún momento nos llamaron del gremio para escucharnos a todas, sino todo lo contrario. Ya han tenido varias desafiliaciones y seguirán más compañeras”.

Carmen Bogado, otra trabajadora del Hogar y afiliada a UTEDYC dijo: “no existen maltratos de Gerardo hacia nosotras, al contrario es uno más del grupo que viene, ayuda, toma mate con nosotras y todo, ahora con la colocación de cámaras de seguridad se acabó el tema de que algunas trabajadoras dormían en las guardias, otras de ocho horas trabajaban cinco y otra, que después fue electa delegada sindical en reemplazo de Mohana llamada Valeria Novelli, se iba sin permiso para depilarse o a la playa los días de calor dos horas antes sin ningún control y firmaba cómo que se retiraba a las dos y de iba a las 12”.

“De los despidos que hubo, una era una compañera que venía a trabajar en estado de ebriedad, otra porque encaró una relación sentimental con un abuelo del Hogar y le facilitó una llave para salir en plena ola de Covid y otra porque realmente faltaba muchísimo y no cumplía con su trabajo y nosotros estábamos recargadas de trabajo y ella daba vueltas y otra está con licencia sin goce de haberes por exceder las licencias médicas. Hoy hay un esfuerzo enorme para sacar el Hogar adelante y no vamos a tolerar. Ningún atropello sindical. Acá no queremos patotas”, concluyó.

La Supervisora Pamela Jalabert añadió: “Yo también estuve del otro lado y mi prioridad son los abuelos y la atención y que acá exista un grupo unido de trabajo. Hoy vi a una de las chicas, hija de una trabajadora, que salió a protestar y me acuerdo que quería trabajar en negro y cuando le dije del monotributo me dijo que no porque perdía los planes sociales. Lo que pasa es que UTEFYC ya perdido caja de sus ingresos y de su recaudación mensual y es el único afán del gremio, llevarse la plata de los aportes de los compañeros. Porque en ningún momento nos llamaron del gremio para escucharnos a todas, sino todo lo contrario. Ya han tenido varias desafiliaciones y seguirán más compañeras”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio