Multitudinarias manifestaciones de Fe en las celebraciones del Domingo de Ramos

El pasado fin de semana la feligresía católica inició la Semana Santa, o Semana Mayor, en la que comenzaron a alistar sus espíritus para adorar y alabar a Dios, mientras recuerdan la muerte y resurrección de su hijo, Jesús.

Todos los oficios religiosos que se celebraron durante el sábado y domingo incluyeron la bendición de ramos, logrando congregar una importante cantidad de fieles.

Cientos de católicos se reunieron en la mañana de ayer en la plaza Libertad en el inicio del oficio mayor que encabezó el obispo auxiliar de la diócesis, Monseñor Darío Quintana, quien también había presidido la misa celebrada en la tarde del sábado en la capilla de la Exaltación de la Santa Cruz de la vecina localidad de Los Pinos.

En la mañana de ayer la parroquia San José se vio desbordada de fieles que participaron de la celebración central.

Del mismo modo ocurrió poco antes del mediodía en la parroquia Santa María. Allí la concentración tuvo lugar en el acceso principal del cerro “El Triunfo” donde se hizo la bendición de los ramos para luego en procesión trasladarse hasta la puerta de la parroquia donde, al aire libre, se realizó el oficio religioso.

DOMINGO DE RAMOS

Es importante entender el significado de esta conmemoración de carácter religioso, así como la importancia del Domingo de Ramos como paso inicial hasta el Domingo de Resurrección.

El Domingo de Ramos es una celebración religiosa en la que la mayoría de las confesiones del cristianismo conmemoran la entrada de Jesucristo en Jerusalén, un evento mencionado en cada uno de los cuatro evangelios canónicos, dando inicio a la Semana Santa. Es una fiesta cristiana movible que cae el domingo antes de Pascua, es decir, el sexto domingo de Cuaresma.

En la mayoría de las iglesias litúrgicas, el Domingo de Ramos se celebra con la bendición y distribución de ramas de palma o las ramas de otros árboles nativos, que representan las ramas de palma que la multitud esparció frente a Cristo mientras él entraba en Jerusalén. La dificultad de conseguir palmas en climas desfavorables llevó a su sustitución por ramas de árboles nativos.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio