Mauricio Macri: “Están endeudando al país a una velocidad nunca vista”

El ex presidente de la Nación, Mauricio Macri, aseguró ayer en Mar del Plata que está “convencido” de que Juntos por el Cambio volverá a gobernar en 2023.

Los dichos de Macri se dieron en una entrevista exclusiva brindada a LU6 Radio Atlántica y Canal 2 en vísperas a las elecciones legislativas que se celebrarán el domingo, en las cuales consideró que se pondrá en juego “poner un límite a todo lo que no queríamos y que lamentablemente volvió”.

“Yo lo resumo en una cultura del poder oscura, perversa y que atropella. Nos han encerrado durante meses, nos sacaron a nuestros hijos de los colegios y no han comprado las vacunas que tenían que comprar en tiempo y forma”, marcó en referencia al Gobierno nacional.

Luego, lanzó que “mientras nos señalaban con un dedo autoritario ellos estaban de fiesta y lo único que han inventado en estos 20 meses de gobierno fueron impuestos”.

“Hay cada día más impuestos para tratarnos a nosotros como si fuésemos esclavos de un gobierno para gastar la plata en lo que a ellos se les ocurra, sin rendir cuentas”, añadió.

Por ello, sostuvo que “todo eso que nos tiene tan mal, la forma de poder frenarlo es yendo a votar y transformar ese enojo en una acción que nos permita tener más diputados y senadores para hacer, por lo menos, control de daño”.

“El 15 de noviembre termina la era de la irracionalidad, colapsa el absurdo, la mentira y comienza una etapa de sana convivencia entre los argentinos, aunque todavía, por supuesto, van a faltar recorrer dos años muy difíciles en los que tendremos que hacer control de daño con un gobierno que no tiene rumbo”, dijo.

Cristina y Alberto

En este marco, Macri se refirió a la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, y comentó: “Dicen que por culpa mía volvió Cristina, pero yo creo que nunca se fue”.

“Ella siempre tuvo el poder, controlaba la Cámara de Diputados, senadores, tenía el peronismo secuestrado, como se demostró ahora que lo tiene sometido, manejaba los gremios y la mayoría de los gobernadores e intendentes”, dijo y graficó: “Me invitaron a organizar una fiesta, pero el DJ y el catering lo manejaba ella, entonces era una fiesta media rara”.

“Es obvio que nunca dejó de mandar ella”, continuó en alusión a la actualidad y señaló que “es medio raro si vos elegís quién va a gobernar, no pasa en ninguna parte que el vicepresidente pone al presidente”. “Es una anomalía que tiñó todo lo que pasó después, es bastante increíble que se haya creído que iba a haber una posibilidad de algo distinto. No era posible cuando alguien es nombrado y tiene además claramente una dependencia emocional e intelectual con la vicepresidenta”, afirmó sobre el presidente Alberto Fernández.

Balance

Macri también recordó lo que fue su gobierno y consideró: “Nosotros generamos una expectativa con la cual no estuvimos a la altura”. “Realmente nosotros llegamos al poder sin decirle a la gente el nivel de destrucción que tenía el Estado argentino”, añadió.

Al ser consultado sobre si hacía autocrítica sobre su propia gestión, el ex presidente respondió: “Tengo tanta autocrítica que pude escribir un libro (Primer tiempo). Lo hice con todo mi corazón y toda mi honestidad”.

A su vez, agregó que, de cara al futuro, la experiencia en el poder le permitirá “corregir las cosas que se hicieron mal”, aunque sostuvo que “hoy hay muchos más argentinos que sienten que el rumbo que llevaba” su gobierno era “el correcto”.

“Más allá de los errores que habíamos cometido, en ese rumbo había futuro, ahora nos fuimos para un rumbo en el que no hay manera de llevar adelante a un país”, aseveró.

Por ello, Macri declaró: “Estoy convencido de que vamos a volver a gobernar y a poner a la Argentina en el camino correcto, haciendo las cosas buenas que habíamos hecho, como por ejemplo conectar a Mar del Plata con el resto del país, generando un flujo de turismo enorme para que haya más trabajo para los marplatenses”.

Por otra parte, lamentó que “como nunca pasó en la historia” hay “un éxodo” de argentinos que deciden abandonar el país y advirtió que “hay que pararlo porque lo más importante del país es la unidad familiar”. “En mi gobierno no se iba nadie”, aseguró.

Deuda

Macri también señaló que el gobierno “habla todo el día de la deuda”, pero aseguró que la gestión actual está “endeudando al país a una velocidad nunca vista en la historia argentina”. “Se están endeudando a cifras astronómicas y te mienten diciendo ‘no, nosotros nos endeudamos menos porque la deuda en peso no cuenta’, pero a vos si alguien te presta pesos o te presta dólares es lo mismo, debés plata. ¿Cómo no va contar la deuda en pesos?”, señaló.

A su vez, consideró que el presidente Alberto Fernández fue al G20 a “dar un papel lamentable, echándole la culpa a los demás países de lo que le pasa, porque echarle la culpa al Fondo es echarles la culpa a los demás países”.

“El FMI son los países que nos quisieron dar una mano porque creían en el rumbo que había tomado la Argentina. Entonces el problema no es el Fondo, el problema es que tenemos un gobierno sin rumbo ni plan”, concluyó.

“Es una obsesión denunciarme por cosas cada vez más estrambóticas”

El ex presidente de la Nación, Mauricio Macri, se refirió a la causa en la que se lo acusa de haber espiado a los familiares de los tripulantes del ARA San Juan y aseveró que “nadie puede creer que hubo espionaje, no tiene sentido”.

“Yo no espié, no mandé a espiar a nadie, jamás usé recursos de los argentinos para actividades ilegales. Jamás en mis manos tuve un informe acerca de los familiares. Son cosas de rutina que la Casa Militar, la custodia del Presidente y los servicios de inteligencia le explicarán a un juez imparcial, no este (Martín Bava), que ha sido parcial, prejuzgó y es incompetente en todos los sentidos de la palabra”, disparó.

Macri volvió a referirse al magistrado que lleva adelante la causa y consideró que “él jamás podría haber juzgado esto porque sabemos que esta tragedia no pasó en Dolores y yo nunca trabajé en Dolores”. “Todo es muy tirado de los pelos, como las cosas que hace siempre el kirchnerismo”, dando a entender que el oficialismo presiona para que la causa avance.

Frente a la pregunta sobre si cree que lo quieren ver preso, Macri respondió que “se ha transformado en una obsesión”. “Siempre han sido de agredir, esto me ha pasado desde que era jefe de gobierno y presentarme causas, pero estos dos últimos años, desde que volvieron al poder, ha sido una obsesión de calumniar, mentir, denunciarme por cosas cada vez más estrambóticas y difícil de entender porque ellos creen que les puede servir de algo”, finalizó.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio