Miramar: el museo de Ciencias Naturales, una invitación para conocer la historia de la región

El museo de Ciencias Naturales “Punta Hermengo”, situado junto al acceso al vivero dunícola por avenida 26, es uno de los sitios más visitados por turistas y excursionistas que llegan a Miramar, quienes tienen la oportunidad de observar una rica colección arqueológica y paleontológica de la zona.

Actualmente, está abierto para el público en general, los martes, miércoles, viernes, sábados y domingos de 14 a 18, y allí el público se encontrará con material diverso, historias dignas de conocer y al mismo tiempo podrán disfrutar del contacto con la naturaleza viva del lugar, respetando el protocolo Covid-19 según en la fase epidemiológica vigente.

Los trabajos de investigación en lo referente al hallazgo de restos fósiles y otras tareas paralelas continúan a lo largo de todo el año, mientras existen distintos proyectos para darle mayor preponderancia a la sección histórica que con la inauguración de las nuevas instalaciones en 2019, quedó algo relegada en la vieja casona ubicada sobre el bosque turístico.

Vale recordar, que tras un convenio del municipio con la Fundación Azara se remodeló hace dos años la “Casa de los Ingenieros” para dar origen al nuevo museo, dentro de un atractivo parque con abetos, cedros, ginkgos, alcornoques y cipreses, entre otras especies que lo convierten en un espacio de gran interés y fácil ubicación.

Ya en el ingreso al mismo se pueden divisar las dos primeras esculturas correspondientes a fauna prehistórica de la región. Además, se exponen ejemplos de fauna marina de gran tamaño y esqueletos cetáceos potenciando la muestra en el interior del edificio.

Instalaciones

La añeja propiedad sufrió algunas modificaciones para adaptar las salas, que son siete en total. Cuatro de ellas dedicadas a paleontología, también existe un acceso con información general, un área sobre arqueología local y por último la galería para integrar lo relacionado a fauna marina.

Sobre el sector de entrada se montaron estatuillas, entre ellas, un tigre dientes de sable, que sirven de prólogo a la importante colección la cual no tiene nada para envidiar a los principales museos del país por la riqueza de sus piezas y el gran trabajo realizado.

También funciona un laboratorio para el trabajo científico y se plantean más obras a futuro con el objetivo que este espacio histórico tenga mayor preponderancia.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio