Crónica de una dolorosa decisión

El malestar y la bronca, sumado al cansancio físico y mental, fue en aumento e hizo eclosión con las decisiones de renuncias tomadas por un grupo de profesionales médicos afectados a la atención de pacientes Covid-19 que obligarán ahora a la dirección del Hospital Municipal Subzonal a modificar el esquema de trabajo adoptado desde el arranque de la pandemia.

El lunes fue la doctora Carolina Spinelli, máxima responsable de la Jefatura de Sala de pacientes Covid-19 y posteriormente hizo lo propio Fernando Islas, jefe interino del área de Clínica Médica, ambos miembros del Comité de Infecciones Respiratorias. A ellos luego adhirieron los profesionales de la salud del área, que informaron a través de una nota que no desarrollarán en adelante guardias de carácter pasivo.

¿El motivo? La falta en tiempo y forma de respuesta del Departamento Ejecutivo y la dirección del centro asistencial a una serie de pedidos, entre ellos la aplicación de un nuevo esquema médico de trabajo y la incorporación de más agentes de salud para atender la demanda. El único ofrecimiento que recibieron fue un bono compensatorio que no convenció.

Islas y la reconversión del Hospital

Actualmente en Clínica Médica y área Covid hay cinco médicos, uno de los cuales además se desempeña en terapia intensiva para un universo de 28 camas, a lo que se le suma el primer piso también de internación.

"Hace cerca de un mes que venimos tratando de organizar la atención de pacientes ante esta segunda ola de contagios, presentando esquemas de trabajo ante la imposibilidad de contar con más recurso humano. Apuntábamos a reconvertir el Hospital, es decir aquellos médicos de otras disciplinas, como cirugía, cardiología y traumatología, se vuelquen a la atención de pacientes Covid-19 y de esa forma alternarnos en el trabajo. Desde el 2020 venimos trabajando intensamente, prácticamente sin descanso", comentó Islas para quien lo peor de la segunda ola de contagios no llegó a Balcarce.

"Si lo que ocurre hoy fuera lo peor, estaríamos bárbaro dentro de esta situación", agregó.

Si bien las renuncias ya están presentadas sobre la mesa, Islas aún mantiene una luz de esperanza. "Ojalá (los funcionarios) recapaciten y se solucione el tema. No dejaremos de trabajar en el Hospital pero será sobre una pauta diferente a la adoptada en 2020 por la pandemia. La verdad es que estamos agotados", subrayó.

Por último reflexionó el profesional que "cuando la política dirige la salud, es un tema. Creo que esto tiene que ver con eso. No le puedo pedir al Intendente que sepa de salud y él a mí de leyes. Entiendo que estamos complicados porque no se han tomado determinaciones. Por ejemplo, hoy no hay un hotel para utilizar en caso de tener que aislar personas como ocurrió el año pasado".

Spinelli y la falta de valoración

Después de pensar muy bien la decisión a tomar, evaluada en el ámbito familiar, la neumonóloga Carolina Spinelli, a cargo de la Jefatura de Sala de Infecciones Respiratorias, le dejó la nota de renuncia al director Dojas en su oficina explicando en forma pormenorizada sus motivos. Uno de ellos y prioritario: el refuerzo de personal médico para la atención de pacientes con Coronavirus.

La falta de respuesta precipitó la decisión de Spinelli. En el escrito le dice al director Dojas que "la modalidad de trabajo adoptada por esta Sala desde el principio de la pandemia ha permitido que Balcarce tenga una de las tasas de mortalidad más baja de toda la Provincia. ¿Le resulta al señor Intendente tan poco prioritaria la atención de pacientes Covid que no da a lugar a nuestras solicitudes y reclamos? Sabemos que otros servicios han tenido mejor suerte… ¿Desconocen en la Municipalidad el riesgo personal y para nuestras familias que implica ponerle el cuerpo a la pandemia todos los días?".

Recordó más adelante que se apoyaron en su momento todas las decisiones sanitarias, se realizaron múltiples conferencias de prensa y también reuniones.

Pero todas esas cuestiones, sostuvo Spinelli, "me llevan a pensar que muy poco se valora nuestro compromiso, el esfuerzo realizado, la disponibilidad incondicional ante el requerimiento, el estrés físico y psíquico de más de un año de trabajo sin descanso, la enorme responsabilidad de cargarse a la espalda la vida y la salud de nuestros vecinos".

Por eso, Spinelli de ahora en más no tendrá responsabilidad en el manejo de la Sala de Infecciones Respiratorias y la política de trabajo. "Es una pena que no puedan reconocer y priorizar el valor de los que sí trabajamos todos los días y le ponemos el cuerpo y el alma a combatir esta pandemia", concluyó.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio