Cargando...

Espere un momento por favor.

APDH y otros 11 organismos de Derechos Humanos exigen la aparición con vida del bonaerense Santiago Maldonado

El 31 de julio, miembros de comunidades mapuche reclamaron frente al juzgado federal de Bariloche por la detención arbitraria de Facundo Jones Huala y fueron reprimidos por la Gendarmería Nacional y el Grupo Especial de Asalto Táctico de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, con balas de goma disparadas al cuerpo. Nueve personas fueron detenidas y muchas resultaron heridas.

   Alrededor de 100 efectivos de la Gendarmería ingresaron de manera irregular y violenta al territorio de la comunidad mapuche Pu Lof, en  la provincia de Chubut.

   Dispararon balas de plomo y de goma y quemaron objetos pertenecientes a las familias. Santiago Maldonado, de 28 años, bonaerense que reside en El Bolsón, fue visto la última vez mientras huía de esa persecución. Llevaba consigo una mochila pequeña con sus pertenencias y sus documentos, que no se encontró.

   Cuando cerca de 30 efectivos uniformados de la Gendarmería comenzaron a disparar, varias de las personas presentes en el lugar corrieron hacia el río, a unos 100 metros al este de la comunidad. Algunas lograron cruzarlo y escapar.

   Varios testigos vieron correr a Santiago para resguardarse de los disparos. No logró cruzar el río y se refugió bajo un árbol. Desde el otro lado del río, quienes pudieron huir vieron a Santiago quedarse agazapado allí entre 20 y 25 minutos, hasta que lo perdieron de vista y pudieron escuchar la voz de dos de los gendarmes que habrían logrado reducir a alguien, exclamando “acá tenemos a uno” y a otro gendarme decir “estás detenido”.


    Desde la otra orilla del río, una persona que se encontraba en una lomada, pudo ver a un grupo de gendarmes golpeando a un joven varón maniatado. Aunque no logró identificarlo con precisión debido a la distancia, ninguno de los otros miembros de la comunidad fue detenido dentro del territorio.

   Posteriormente, otro hombre que se encontraba del otro lado del río también pudo observar que entre seis y ocho efectivos formaban una fila para ocultar algo que intentaban ingresar por la puerta trasera de una camioneta de la Gendarmería.

    Esta camioneta, de color blanco con guardas verdes, había ingresado al territorio indígena en marcha atrás, retirándose luego por la ruta n° 40 en dirección a la ciudad de Esquel.

    Su hermano escribió una carta para sintetizar la desesperación de su familia:  “No vivimos, no podemos, no tenemos noticias de mi hermano, ni respuestas de las Fuerzas que apaleaban, disparaban y arrastraban todo lo que tenían enfrente, mujeres, niños. Los gendarmes lo rodearon, lo golpearon y lo subieron a una camioneta. No sabemos nada más. Sólo para eso escribo estas líneas, para pedirles con este grito desesperado que, por favor, nos acompañen en cada ruta, en cada plaza, en cada avenida: tiene que aparecer mi hermano. Y tiene que aparecer con vida”.

    Los organismos de derechos humanos exigen a la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, responsable de la Gendarmería, que dé cuenta de la desaparición de Santiago Maldonado e informe al respecto, dando las respuestas pertinentes, frente a la gravedad de los hechos. ¡ Nunca mas a la desaparición !, afirman.

   Suscriben:  La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, mesa nacional. Madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora. Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas. Abuelas de Plaza de Mayo. H.I.J.O.S. Capital. Liga Argentina por los Derechos Humanos. Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte. Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz. Asociación Buena Memoria. APDH La Matanza. Fundación Memoria Histórica y Social Argentina. Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos.