Violento asalto armado a una familia: “Estamos decididos a vender la casa”

Un nuevo episodio de inseguridad de características violentas se produjo en las últimas horas.

Dos delincuentes armados irrumpieron el martes por la noche en un comercio de calle 11 entre 38 y 40, donde amenazaron a la propietaria y su padre y posteriormente huyeron con dinero, un celular y cigarrillos.

“Eran dos personas jóvenes, no sé si del barrio, pero tienen allegados en la zona. Los conocemos, los cruzás todos los días”, contó José Luis Noordemer, esposo de la propietaria del almacén ubicado al lado de la vivienda de la familia.

“Llegaron portando una escopeta recortada, uno de ellos incluso con el rostro cubierto y el otro con barbijo. Pasaron al otro lado del mostrador y comenzaron a apuntarle a mi suegro”, relató.

Y agregó: “Como mi mujer estaba por cerrar, me recosté y me quedé dormido. Pero me desperté por los gritos. Al llegar al negocio, ya no estaban”.

“Quedó todo registrado en las cámaras de la cuadra. Sabemos quiénes son. Uno de ellos, el que portaba el arma, venía a la misma hora para seguramente observar el movimiento del horario de cierre”, aseguró.

Antes de abandonar la escena y huir a bordo de una moto, los delincuentes lograron hacerse con un teléfono celular, dinero en efectivo y cigarrillos.

IMPOTENCIA

“Afortunadamente mi mujer y mi suegro están bien. No los golpearon ni le hicieron nada. Pero quién les quita el mal momento. Es una impotencia enorme. Soy un laburante y todo el mundo me conoce. Toda una vida rompiéndonos el lomo. Nadie vino a decirnos nada, ninguna autoridad se acercó. La inseguridad no tiene que ser tomada como algo común”, reflexionó José Luis.

A lo que añadió: “En cualquier momento va a pasar una tragedia: o te matan ellos, o matás a alguno. Porque esta fue la primera y última vez que entran al almacén a robar. Decidimos cerrar porque no podemos arriesgar nuestras vidas”.

“Estamos decididos hasta a vender la casa porque no se puede vivir así. No podés estar acá por la manga de chorros que hay. Es una vergüenza que tengas que cerrar por la manga de ladrones que hay. Mi mujer no pegó un ojo en toda la noche, quedó realmente muy angustiada”, se lamentó.

Por último, sobre el accionar de las fuerzas de seguridad, explicó: “Entre el llamado al Centro de Monitoreo y la llegada de la Policía pasaron 20 minutos. Así no vamos a atrapar a nadie. Más tarde llegó la Sub DDI que trabajó muy bien. Tomaron algunas pruebas de la escena y se llevaron las filmaciones”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio