Fabulosas ganancias obtienen este año los productores bonaerenses de soja, maíz y girasol

“En la última cosecha, tres de los cuatro cultivos más importantes ofrecieron cada uno el margen bruto más elevado en lo que va del siglo. En promedio, los productores bonaerenses de soja, maíz y girasol nunca registraron una rentabilidad tan importante en los últimos 20 años”.

“Esa ganancia record ha sido contabilizada en el año de la pandemia del coronavirus, la crisis económica, social, laboral y sanitaria más brutal de, por lo menos, los últimos cien años”.

Estas afirmaciones corresponden al economista, investigador y periodista Alfredo Zaiat, y son producto de su investigación por él titulado: “La mejor cosecha del siglo”.

El autor expresó que el complejo agrario, en materia económica, está transitando un período excepcional que contrasta fuertemente con gran parte del resto de las actividades.

Zaiat señala como factores que contribuyeron a la extraordinaria bonanza al alza de los precios internacionales de los commodities, al tipo de cambio real en dólares que se ha ubicado en niveles elevados en este período, y a que los derechos de exportación (denominados retenciones) son más bajos que en el anterior ciclo de bonanza del agro.

Como ejemplo, con respecto al negocio del maíz, señala que el margen bruto de explotación, en dólares por hectárea, según rinde medio de la Pcia. de Bs. As. a abril de 2021 fue de 620 dólares, mientras que en abril de 2008 fuera de 534 dólares. Esto marca un saldo positivo superior en 16,1 % en relación al máximo histórico de este siglo, que se diera 13 años atrás. Hoy los derechos de exportación del maíz son del 12 %. En 2008 eran del 25 %.

Pese a ello, dice Zaiat: “Gran parte de la dirigencia del campo expresa una oposición militante al gobierno de Alberto Fernández, en línea con manifestaciones de protesta de grupos de productores a la fuerza política en la administración nacional que les permite engordar sus billeteras como nunca antes en las últimas dos décadas. El rechazo tiene su origen en motivaciones ideológicas y políticas que encuentran explicaciones buceando en la historia de la relación traumática de los dueños de la tierra con los sectores populares y sus líderes políticos”.

“A esos actores económicos les resulta insoportable para sus almas bellas que los mejores años del negocio en el campo coincidan con gobiernos que ellos detestan”, agregó Zaiat quien sostuvo además que el trigo les entregó este año una buena ganancia a los productores, pero no fue máxima como en los otros cultivos mencionados. 

“El combo para los productores ha sido fenomenal: impacto positivo externo por precios en alzas más medidas públicas beneficiosas para el sector. Esto conforma una política oficial muy proagro, que puede considerarse necesaria puesto que es una actividad central para una economía dependiente de divisas y cuyas crisis más traumáticas estallaron cuando la restricción externa irrumpió sin vías de escape”. Afirmó el economista e investigador Alfredo Zaiat en su nota publicada este domingo 18 de julio en Página 12.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio