Menem y nuestro “MÁS PROFUNDO PESAR”

Miembros del Frente de Todos en Balcarce, integrantes del FEP y de diferentes organizaciones políticas y sociales nos vemos en la obligación de expresarnos para que las declaraciones vertidas por un “sector” que no nos representa en lo absoluto, no sean la única expresión sobre un “personaje” que causa más daño que bien a la mayoría de los argentinos.

Nosotros lamentamos su muerte, como la de todo ser humano, pero sólo expresamos NUESTRO MAS PROFUNDO PESAR por las consecuencias que sus gobiernos arrojaron sobre la inmensa mayoría del pueblo argentino.

Neoliberalismo, aumento de pobreza y desocupación, privatización de empresas, despidos masivos, informalidad y precarización laboral, represiones, contrabando de armas a Croacia y Ecuador, explosión y matanza en Río Tercero, encubrimiento sobre masacre en la AMIA, relaciones carnales con EE.UU., organización de las AFJP y su posterior saqueo, vaciamiento de las cajas previsionales, desfinanciamiento de la salud y la educación públicas, Corte Suprema adicta, jueces serviles, aumento de la deuda externa, el uno por uno que derivó en el corralito, entrega de medios de comunicación públicos a corporaciones privadas… corrupción, engaño, frivolidad, y otro montón de padecimientos esparció Menem sobre hombres y mujeres de la Argentina, junto a quienes le apoyaron y con él se beneficiaron.

También entregó a precio vil el predio de Palermo a la Sociedad Rural Argentina, por lo cual los jueces lo condenaron.

Contrariando el generalizado anhelo de Justicia, Menem se atrevió a indultar a centenas de militares y decenas de civiles responsables del terrorismo de Estado. Así, Videla, Massera, Agosti, Viola, Lambruschini, Camps, Suarez Mason y Martínez de Hoz, entre muchos otros, fueron perdonados de sus crímenes y de su crueldad. Galtieri, Anaya y Lami Dozo también fueron indultados por los delitos que cometieran en la conducción de la guerra de las Malvinas, y por los cuales fueran condenados, hasta por sus mismos camaradas.

Las “profundas reformas políticas, económicas, sociales y culturales” que fueron mencionadas, no fueron positivas, ni siquiera inocuas. Muchas de ellas deterioraron la vida de nuestro pueblo.

Su victoria política fue la derrota de un país cuyas ruinas estructurales persisten hasta hoy.

Como justicialistas, y como seres humanos, comprendemos el dolor que la muerte de Carlos S. Menem generó en sus familiares y en sus compañeros.

Pero como justicialistas, todavía tenemos presente su abrazo con el almirante Isaac F. Rojas, el mismo que derrocara a Perón y que persiguiera y encarcelara a nuestras compañeras y compañeros, y hasta prohibiera mencionar su nombre.

Y por sobre todo, como justicialistas sabemos muy bien que Carlos Saúl Menem traicionó al peronismo. Prometió salariazo y revolución productiva en 1989, pero se alió con los poderes fácticos y ejecutó uno de los planes más perversos de la historia argentina, muy semejante al que otro embaucador implementó 26 años después.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio