Paro total de colectivos en Mar del Plata: “Llevamos 5 meses sin cobertura médica”

Mar del Plata amaneció sin servicio de colectivos y así se mantendría durante toda la jornada, hasta la medianoche. La medida de fuerza es de alcance nacional y, al igual que en julio -pero hasta el momento sin incidentes-, fue implementada por un sector disidente de los choferes que a raíz de múltiples reclamos de larga data bloquea desde la madrugada la salida de las unidades en la cabecera de la empresa 25 de Mayo.

“El paro es total”, consignaron desde la agrupación “Juan Manuel Palacios”, espacio liderado a nivel nacional por Miguel Bustunduy que hoy representa a buena parte de los choferes de colectivo en desacuerdo con la conducción de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Ni un solo colectivo salió a las calles.

La interna, que se generó a nivel nacional y se replicó en varios distritos del país, explicaron, crece por “el cansancio que tenemos los compañeros en todo el país ante la falta de respeto de la cúpula de la UTA que lidera Roberto Fernández a nivel nacional y Adrián Giménez en Mar del Plata”.

Según indicaron a LA CAPITAL algunos de los referentes locales de la agrupación, los choferes no tienen paritarias desde el año pasado, su salario “se estancó” y quedó “muy lejos” del que perciben otros trabajadores del transporte.

A su vez, algunos choferes no cobran hace dos meses -como los de la empresa Costa Azul, que no pudieron acceder al ATP- y, en plena pandemia de coronavirus, los conductores se quedaron sin cobertura médica.

“En todo el país ningún chofer tiene cobertura médica. La cúpula de la UTA juega con el afiliado y hace cinco meses que el sindicato no aporta; nos dejó a la deriva, y si nos lastimamos en cualquier circunstancia, el trabajador paga de su bolsillo por su salud”, indicó Juan Cruz Mastromarino, uno de los jóvenes referentes de la agrupación “Juan Manuel Palacios”.

Hasta el inicio de la pandemia, en Mar del Plata los choferes tenían la posibilidad de atenderse en la Clínica Mitre. “Ahora ni siquiera eso”, deslizaron en el marco de la medida de fuerza que en principio se mantendría hasta la madrugada, a menos que desde Buenos Aires “haya respuestas” que lleven a levantar la medida en el transcurso de la jornada.

En julio, durante el paro anterior liderado por este espacio disidente, se generaron fuertes y violentos incidentes a partir del enfrentamiento entre los choferes alineados con la UTA y los disientes.

Este viernes, la jornada se presentó “pacífica”, con una protesta montada a metros del acceso a la cabecera de la empresa 25 de Mayo, al fondo de la avenida Constitución y sin presencia de la dirigencia que conduce la UTA, aunque custodiada por efectivos y móviles de la Policía Bonaerense.

Cabe señalar que como en cada paro de colectivos, el más perjudicado es el usuario. La medida de fuerza se anunció ayer y muchos vecinos no tomaron conocimiento, por lo que en varias paradas de la ciudad se observó esta mañana a personas esperando a las unidades que nunca pasaron.

Los choferes son conscientes de eso y en ese sentido expresaron: “Pedimos sinceras disculpas al usuario. Queremos que nos entiendan: no vivimos del aire. Necesitamos trabajar dignamente. Tenemos familia y esta es nuestra única manera de hacernos escuchar”.

Asimismo, advirtieron que “si la agrupación Juan Manuel Palacio hace un paro, créannos, es para defender al trabajador”, mientras que “si la UTA realiza un paro es seguro para beneficio propio”. La diferencia, claro está, se advierte al considerar la interna, pero al mismo tiempo escapa a la necesidad y la urgencia de los usuarios.

Entre los argumentos del paro de este viernes está el cierre de paritarias de 2019, la apertura de la negociación para 2020, la recomposición salarial de un 50% del salario mínimo y “la claudicación de Roberto Fernández, que actúa de espaldas a la clase obrera; queremos elecciones libres y que nos dejen presentar nuestra lista”.

La respuesta de la UTA

La conducción local de la UTA se despegó de la protesta y en declaraciones mediáticas tildaron al reclamo de la agrupación disidente como “un piquete”.

Cerca del mediodía, el gremio emitió un comunicado en el que informó que la medida de fuerza “unilareral” responde a “un grupo minúsculo de trabajadores” y rechazó los reclamos.

“En la UTA continuamos trabajando por las vías que corresponden en la búsqueda de soluciones a las necesidades de los trabajadores afectados por conductas empresariales que se vieron agravadas en el transcurso de la pandemia”, expresaron.

En ese sentido, marcaron que “se profundizaron las negociaciones” con las empresas y las autoridades nacionales de los ministerios de Transporte y Trabajo “para que se brinde respuesta efectiva a las urgencias de los trabajadores que se encuentran en una situación crítica dado que desde marzo”, refiriéndose puntualmente al servicio de media distancia.

En cuanto a la corta distancia, indicaron que “los haberes de agosto se encuentran al cobro y deben ser abonados hasta el cuarto día hábil del mes de septiembre” por lo que, consideraron, “el reclamo de estos trabajadores no tiene fundamento legitimo alguno”.

Desde la agrupación “Juan Manuel Palacios” manifestaron su enérgico rechazo por este comunicado de la UTA y reafirmaron su postura frente a los reclamos que motorizan el paro de colectivos.
Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio