Pablo López: “Los fondos recuperados apuntan a compensar desequilibrios”

El ministro de Hacienda y Finanzas bonaerense, Pablo López, consideró que el decreto nacional que cedió a la provincia de Buenos Aires un 1,18% de los fondos que percibía la Ciudad de Buenos Aires desde 2016 por el traspaso de la policía “apunta a compensar un desequilibrio que se dio durante muchos años” y “es un paso en la decisión correcta”.

En una entrevista con Télam, el funcionario bonaerense explicó que se trabaja para alcanzar una estructura tributaria que sea más progresiva, adelantó que el principal eje del Presupuesto 2021, que enviará a fines de octubre a la Legislatura, estará puesto en la producción e infraestructura para generar empleo y reconoció el atraso salarial que sufrieron los trabajadores estatales, pero expresó que los recursos con que cuenta la provincia “son escasos”.

– ¿Qué representa la recuperación de ese punto de coparticipación que el Presidente le traspasó a la provincia?

– Es un hecho muy importante. Va en la dirección correcta. Apunta a compensar un desequilibrio que se dio durante muchos años. La provincia llegó a tener un nivel de participación en el esquema de coparticipación por encima del 30% en la década del ’70. Ese nivel fue bajando y en el año 1988, cuando se sancionó la ley que rige hoy, se consagró una última caída de casi 6 puntos. A partir de entonces la provincia terminó con un nivel de coparticipación con los niveles que tuvimos en los últimos años.

– ¿Cuál es el aporte de la provincia a la recaudación nacional?

– Buenos Aires participa en cerca de 40%. Obviamente que el esquema de coparticipación tiene una idea de solidaridad, de redistribuir. La redistribución busca generar desarrollo equilibrado y equitativo en todo el país. La provincia, si bien genera una parte importante de la riqueza del país, también tiene condiciones de pobreza grandes sobre todo en el conurbano. Eso hace que haya una necesidad de gasto muy grande y ahí es donde se da el desequilibrio: cuando la provincia tiene una coparticipación del 20% pero el 50% de la pobreza concentrada en su territorio. Eso quiere decir que el Estado necesita gastar y no tiene los recursos para hacerlo. Eso estamos discutiendo.

– ¿El expresidente Mauricio Macri benefició a la Ciudad con el reparto de fondos?

– En los últimos años, durante el gobierno de Macri se le dio de la parte que se lleva la Nación cierta cantidad de recursos a la Ciudad, se aumentó el porcentaje a partir de la transferencia de la policía. Es claro que se le dio más de lo que corresponde al gasto asociado a la transferencia de la policía y es eso lo que se corrigió con esta decisión del Presidente. Se retiran esos puntos de más de lo que se le otorga a CABA y se crea un fondo por fuera del esquema de coparticipación que se le asigna a la provincia. De alguna manera, compensa parte de ese desequilibrio que sigue existiendo.

– ¿Cuáles serían las consecuencias para la provincia si la Justicia decide que la medida es inconstitucional?

– La situación que venimos viviendo hasta ahora porque la provincia tiene desequilibrio en términos de necesidades y recursos. Hay una brecha importante, un problema estructural que esta compensación viene a ayudar a afrontar. Si esto se traba, la situación quedaría como hasta ahora: con una deficiencia estructural.

– ¿Qué cantidad de recursos extra significan para la provincia?

– La estimación para lo que queda de este año son unos 10 mil millones de pesos y para el año que viene unos 50 mil millones. Es un número importante. Para reforzar el sistema de salud, este año la provincia destinó unos 15 mil millones de pesos con lo que terminamos obras de hospitales, duplicamos las camas de terapia, compramos respiradores e insumos de protección personal. Por fuera de lo que reciben los municipios por el sistema de coparticipación, se realizó una asistencia extraordinaria de 17 mil millones de pesos para que puedan seguir funcionando, pagando salarios y atender su propio sistema de salud municipal. Ese número anual se parece bastante a una masa salarial mensual.

– ¿Los fondos serán coparticipados a los municipios?

– En términos estrictos y formales, no forman parte del esquema de coparticipación. Es un fondo que crea el Gobierno nacional específico que destina parte de la recaudación de los recursos del Tesoro Nacional para el fortalecimiento fiscal de la provincia. No está establecido que esos fondos sean coparticipables pero vamos a seguir asistiendo financieramente a los municipios.

– ¿También contemplan recursos para el resto de los gremios estatales, docentes y judiciales?

– La verdad es que para todo no alcanza. La provincia tiene un problema en términos de recursos y gastos, pero sin duda va a contribuir a que podamos no solo solventar el aumento para la policía sino también fortalecerla en términos de equipamiento. Estos fondos también van a ayudar a seguir fortaleciendo el sistema de salud y a solventar la política salarial que hagamos de acá a fin de año. Hubo un retraso salarial muy grande en los últimos 4 años. La policía fue la más afectada por esa situación, pero ello se ve también en el resto de los estatales. Este año fue muy particular por la pandemia e implicó una caída de recursos propios enorme para la provincia, con lo cual fue muy difícil. A los estatales les dimos un aumento en marzo, una suma fija de $4000. Trabajamos en otros frentes como por ejemplo los pases a planta y convocamos para la semana que viene a conversar con los trabajadores de la provincia. Tenemos en claro esa situación que se viene dando.

– En ese marco, ¿qué aumento se puede dar?

– Iremos evaluando con cada colectivo y regímenes. Iremos viendo cada situación y poniéndolo en relación a lo que la provincia puede hacer tratando de trabajar en conjunto con los representantes de los trabajadores en un esquema que funcione.

– ¿Qué opina de las restricciones impuestas a la compra de dólares?

– La economía argentina tiene un problema estructural no de ahora sino de años que tiene que ver con el sector externo y que se expresa en la escasez de dólares. Para atender esa situación hacen falta medidas estructurales, que el Gobierno nacional está tomando. La reestructuración de la deuda es una medida en esa dirección y muestra las claras que se está atacando el problema estructural. También debemos avanzar en el desarrollo productivo del país, sobre la generación de capacidad exportadora. Se está avanzando en el marco de un año complejo. Ahora, mientras tanto, hay que priorizar el destino de las divisas y administrar el destino de las divisas, para ponerlas al servicio del aparato productivo. Las medidas van en esa dirección.

“Un mal acuerdo para la provincia también lo es para el país”

Pablo López explicó que en los últimos días se intensificaron las negociaciones con los tenedores de deuda de la provincia “a partir del acuerdo al que se arribó con el Gobierno nacional”.

– ¿Se está cerca de un acuerdo con los tenedores de bonos?

– Se sigue charlando. Todos estos meses fueron de diálogo permanente. Lo cierto es que los acreedores de la provincia en gran medida son los mismos que estuvieron dentro del acuerdo del Gobierno nacional, con lo cual durante muchos meses el foco por parte de los acreedores mismos estuvo puesto en la negociación con el Gobierno central. Se intensificaron las negociaciones a partir del acuerdo al que se arribó con el gobierno nacional. Estamos en esa etapa de negociaciones y transmitiendo que la provincia está en una situación muy complicada.

– ¿El acuerdo nacional marca un camino?

– Claramente marca un sendero de sostenibilidad de la deuda para el Gobierno nacional, pero también para las provincias. El ministro (Martín) Guzmán también transmitió que las provincias deben respetar ese marco de sostenibilidad porque la deuda en dólares impacta sobre una única cuenta, que son las reservas internacionales del Banco Central. Hay una decisión muy clara de este Gobierno de que las reservas hay que priorizarlas en pos del aparato productivo y el desarrollo productivo del país para generar las condiciones para tener un despegue exportador como necesita la Argentina para generar dólares. En ese sentido estamos dialogando con los bonistas, para transmitir este mensaje de que la provincia no está en condiciones de ofrecer niveles altos. Buenos Aires necesita un alivio grande, así lo muestran las cuentas y también la situación de sostenibilidad que requiere el gobierno nacional en términos de las divisas.

– ¿Los bonistas entienden la situación de la provincia?

– A veces más y a veces menos. El diálogo es constructivo, pero claramente ellos tienen cierta visión sobre el tema que no siempre coincide con la nuestra. Buscamos una solución consensuada, pero para eso hay que entender la situación en que están la provincia y el país y marcar un sendero de sostenibilidad para adelante.

– ¿El canje de la deuda bonaerense puede seguir prorrogándose o hay plazos?

– El acuerdo está abierto y aquellos que aceptan tienen la posibilidad de retirarse. No hay una situación compulsiva para nadie. Trabajamos con diferentes prórrogas porque no hay nadie que esté atrapado. Nuestra vocación es llegar a una solución consensuada y que tenga la mayor cantidad de aceptación posible.

– Guzmán instó a provincias con procesos de canje de deuda a no cerrar “un arreglo rápido y malo”

– A eso me refería. Nosotros tenemos muy claro qué significa eso. Siempre coordinamos con el Gobierno nacional los pasos que hemos dado en este sentido. Ese mensaje del ministro es el que tomamos del primer día porque lo compartimos y creemos que un mal acuerdo para la provincia también lo es para el país. De transmitir eso a los acreedores se trata.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio