Cargando...

Espere un momento por favor.

Se busca el paradero de un joven acusado de doble homicidio



Un joven de 25 años es buscado por la policía de la ciudad como principal sospechoso del doble crimen en el barrio Las Dos Marías en el que fueron asesinados un hombre de 70 años y su concubina de 69.

Se trata de una singular situación judicial ya que el fiscal
Alejandro Pellegrinelli solicitó en tres ocasiones la orden de detención contra Brian “Chuqui” Cano (25) pero el juez de garantías Saúl Errandonea consideró que la prueba no era suficiente.

La insistencia de los investigadores tuvo algún efecto cuando el juez aceptó librar un comparendo compulsivo para citar a declarar al sospechoso.

Ahora la Justicia intenta localizar a Cano para citarlo a declarar en el marco de la audiencia prevista para los imputados, aunque por el momento el joven no lo está. “Es una situación un tanto llamativa, pero es lo que tenemos por ahora”, dijo una fuente judicial a este medio.

Para ello solicitan el auxilio de la ciudadanía con cualquier información respecto del paradero del mismo que podrá ser canalizada a través del Sistema de Emergencias 911 o bien a la Delegación Departamental de Investigaciones sita en calle Tucumán 2852 o al teléfono 223 494 9848.


Para el juez Errandonea no hay pruebas suficientemente sólidas para imputar y ordenar la detención de Cano pero el hecho de que haya desaparecido tras el doble crimen y su abandono al trabajo le dan un elemento para pedir su declaración.

Según pudo saberse, Cano se domiciliaba a solo metros de la casa donde sucedieron los brutales asesinatos de García y Corbo. Incluso es gran amigo de otro joven al que la pareja le había dado alojamiento transitorio en la vivienda y que ahora está preso en Batán.

El doble homicidio sucedió el 15 de abril último en una casa de Fitte al 1800. Allí los jubilados fueron atacados con un arma blanca con una violencia inusitada: la autopsia arrojó que la mujer recibió entre 40 y 60 puñaladas, y el hombre fue degollado, a punto de ser decapitado.

El móvil del crimen parece estar confirmado como un robo, después de que la policía informara de la falta de 40 mil pesos, una computadora y la propia camioenta de las víctimas, la cual apareció días después incendida en cercanías del predio del viejo hipódromo.