Cargando...

Espere un momento por favor.

14 de diciembre de 2016

Dice Esteban Reino que el AcercArte congregó alrededor de 35.000 personas.

Así lo refiere un portal de noticias de la ciudad de Balcarce. Al parecer, el 79,4% del total de la población urbana y rural del partido de Balcarce se congregó en la plaza Libertad durante los días 9 y 10 de diciembre.
   Otro portal informativo local, manifestó que la banda Babasónicos hizo vibrar a las casi 20.000 personas que se acercaron el sábado a presenciar el espectáculo. Da cuenta además, que otras 15.000 personas acudieron el viernes al show de Ortega, con lo que la suma de ambas cifras llega a las mencionadas 35.000 personas.
   El Dr. Reino habrá dicho la verdad ?
   De las fotografías  publicadas, y tomadas desde lejos,  surge ocupada por personas una superficie cercana a la media hectárea. O sea, alrededor de 5.000 metros cuadrados. Muchos señalan que los asistentes podían desplazarse con comodidad dentro de ese espacio, por lo que cada metro cuadrado podría haber sido ocupado sólo por una persona, o aún menos en ciertos lugares; aunque la densidad podría haber sido mayor cerca del escenario montado.  Por lo tanto, como puede llegarse a la suma de veinte mil personas el sábado o quince mil personas el viernes ?
   Realmente sólo 2 balcarceños de cada 10 dejaron de asistir a los eventos ?
   Incluso bebés y ancianos asistieron en esa proporción ?
   Creemos que la cifra de 35.000 asistentes está notoriamente inflada.
   No obstante, es cierto que fue significativa la cantidad de personas que se congregaron en la Plaza Libertad.
   Tan significativa fue, que resulta lamentable que el Intendente municipal haya caído en la exageración de hablar de 35.000 concurrentes. No era necesario cometer ese exceso para señalar el real interés demostrado por buena parte de la población local ante los shows gratuitos.
   Creemos que el Intendente Municipal debe preservar su palabra. Caer en semejante exageración no hace bien a su credibilidad.
   La ciudadanía balcarceña necesita creer en la palabra de quien resulte su Intendente.
   Diciendo la verdad bastaba para dar cuenta de la notable concurrencia.