Cargando...

Espere un momento por favor.

El pueblo de Balcarce necesita explicaciones.

Editorial: Informeseprimero
En un espacio de tiempo sólo comprendido por algunas horas, los balcarceños fuimos informados de los hechos delictivos padecidos por las familias, Orofino, Cerone, Iribarren y Carabaca. Luego de ello, Brian Perez Cardozo fue baleado en una pierna mientras se encontraba en una esquina de la ciudad.
     Algunos supusieron que el mero cambio de autoridades políticas originaría el ingreso de una ola de seguridad sobre el territorio balcarceño. La realidad está a la vista. La ola no llegó.
     También constituyen hechos de inseguridad, por ejemplo,  los casos de violencia de género que habitualmente ocurren en nuestro pueblo. Por distintos motivos, que alguna vez debiéramos analizar,  dichos casos ocupan pequeños espacios en los contenidos informativos de los medios de comunicación. Tal vez a la sociedad esos delitos le importen menos, o no le importen. Las víctimas son otras.
      Sabido es que para que algo deje de suceder deben adoptarse concretas medidas para impedirlo.
      ¿ Cuáles fueron las concretas medidas adoptadas por el gobierno del Dr. Esteban Reino para revertir la complicada situación que afectó a la seguridad ciudadana hasta fines de 2015 ? ... No lo sabemos.
      ¿ Cuáles son las concretas medidas que adoptará el gobierno del Dr. Esteban Reino a partir de ahora ? ... No lo sabemos.

      ¿ Qué ocurrió con aquel convenio supuestamente formalizado con el Secretario del Interior del gobierno nacional, Sr. Milman, por el cual el escuadrón de Gendarmería cumpliría funciones en favor de la protección del pueblo balcarceño ? ... No lo sabemos.
     ¿ Cuál es el resultado de los varios viajes y las varias gestiones que el Intendente Municipal realiza en La Plata y Buenos Aires para lograr una mayor seguridad en Balcarce ? ... No lo sabemos.
      Sabemos que no es fácil hallar solución a esta problemática. Tampoco lo era antes de fines de 2015, y en esos tiempos el entonces concejal daba a entender que había solución. ... "Es una cuestión de resultados", decía, para agregar que si algo no funciona hay que cambiarlo.
       Es justo reconocer la positiva medida de controlar firmemente la cantidad de combustible consumida por los patrulleros.
       El próximo viernes se cumplen seis meses de la asunción del nuevo gobierno. La octava parte de su gestión habrá concluido. Creemos que ya es tiempo de brindar explicaciones a la ciudadanía. Ya no podemos decir que recién empieza. Ciento ochenta días parecen suficientes para adoptar medidas, o al menos para salir del silencio.
       Pero las situaciones de inseguridad no se limitan a los espacios hogareños, o a las calles públicas. Durante la última semana, el joven Eduardo Nahuel Ramirez Bazán denunció ante la Fiscalía local que delante de su hogar y dentro de la Comisaría padeció la aplicación de apremios por parte de efectivos policiales a los cuales identificó. De resultar ciertas sus manifestaciones, la inseguridad también reina dentro de la Comisaría de Balcarce. Si ello ocurre allí dentro, que podemos esperar que ocurra allí fuera.
       Lamentablemente, a cinco días de haberse hecho público este factible hecho de violencia policial, y a tres días de haber sido fehacientemente notificado, el Intendente Municipal también frente a esto hace silencio, pese a ser el responsable máximo de la Policía Comunal. Tampoco se expresan los funcionarios del área involucrada. Tampoco se manifiesta el máximo responsable policial, aunque al parecer, ahora el gobierno provincial les impide expresarse ante el pueblo que les abona regularmente sus salarios.
       Obviamente, la inseguridad ciudadana no surgió durante el primer semestre de este año. Este medio siempre se encargó de difundir cada hecho delictivo del que tuvo conocimiento. No obstante, no podemos resignarnos a que ello siga sucediendo por aquello de que antes también ocurría. Hace falta actuar.
        Los balcarceños necesitamos seguridad. Pero, naturalmente seguridad democrática. Seguridad obtenida con firmeza pero con el respeto de las garantías constitucionales. Las mismas garantías a las que cada persona acude cuando ella es justa o injustamente acusada.
        Los balcarceños también necesitamos que nuestros mandatarios rindan cuentas. Está muy bien que hablen del pasado, si ello es necesario. Pero también está bien que hablen del presente y de las concretas medidas adoptadas o a adoptarse a fin de  solucionar los problemas de los cuales ya deben hacerse cargo. Para eso se postularon y para eso los elegimos.