Brillante actuación de Ana Clara en el Teatro Municipal

La artista balcarceña presentó su musical en la noche del último domingo.

Reproducimos el análisis del espectáculo, suscripto por Horacio Ciriaco:

(Con Discépolo y Gardel y el amor a Perón)

EVA

Con este nombre, sencillo y primigenio, Ana Clara Ambatese convoca en un espectáculo que no refiere a la primera mujer, sino, a otra, una actual contemporánea, pero que sin embargo, al igual que aquella, es fundadora de tiempos tumultuosos y de amor. 

El espectáculo se llevó a cabo el domingo próximo pasado en la sala del Teatro Luis Conti, que fuera parcialmente colmado de público, pero con una convocatoria nada despreciable.

Con una gráfica que preanuncia prolijidad y pulcritud desde la convocatoria, y que se condice con todo lo que pasa en el escenario, el espectáculo EVA, tal como la Ambatese lo ha llamado, toma dos líneas con las que ha logrado armonizar un relato histórico con estas dos vertientes: una música y texto de la Opera Evita, y otra selección de tangos gardelianos y discepoleanos, que van a dar una armónica credibilidad y una estupenda resolución estética a la propuesta.

El riesgo tomado por Ambatese es interesante, y más aún, se torna en una resolución con que pudo sintetizar con una formidable vuelta de tuerca, la recreación del tiempo, que evoca y contextualiza la vida, la vida social que justifica la lucha y los desencuentros de la protagonista.

Con una guitarra templada en tonos agudos y vibrantes; y ejecutada por Sebastián Matías con sobriedad, una sobriedad establecida para no competir con la protagonista, pero que promueve la evocación a ese tiempo tanguero, porteño, es ese faro que ilumina al resto de la geografía argentina, para transformarla en la meca artística que aspira Eva, al dejar su Junín.

Es efectivo el recurso utilizado para generar los climas de evocación y también lo son las impecables interpretaciones de los tangos y valsecitos criollos que han sido consagrados por Gardel, y jugando con “El Choclo” de Villoldo, con la letra de Discépolo, la que indica el lugar de nacimiento de este género, tan porteño y argentino, como la propia Eva Mística. Un conjunción acertada y efectiva.

La voz de la Ambatese, penetra con sutileza agradable la interpretación del amor; “Yo no sé qué me han hecho tus ojos” describe con gracias y sentimientos al amor a Perón y transitivamente al pueblo. El juego te va llevando al 17 de octubre, y cuenta que Eva Duarte participa y lo protagoniza; eso lo prescribe la Opera, y ella se ajusta, pero que al mismo tiempo, le sirve para generar algunas imágenes de brazos alzados que congela unos instantes, volviendo a la gráfica anunciadora. Sin dejar de echar un comentario sobre lo acertado del vestuario, como también lo cuidado de la escena y la austera presencia de utilería que permite la recreación de la vida de Eva.

En definitiva, un espectáculo que: prolijo, pulcro, y sin grandes estridencias, pone una vara muy alta a las expresiones artísticas de nuestro medio. Con una afinación notable y una interpretación que no le va en zaga, la Ambatese logra el milagro de parir un tiempo artístico para Balcarce que marca un antes y un después, que sin dudas, es un mojón de calidad y resolución artística.

Horacio Ciriaco.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio