La Mesa Agropecuaria exige la rápida investigación y mayor prevención del delito en el ámbito rural

El violentísimo asalto y por poco tragedia que ha vivido la familia Ispizúa el fin de semana pasado no puede ser el primero de una ola de este tipo ni quedar impune como otros.

A una década de un hecho similar, estos vecinos reconocidos por ser una familia de trabajo por varias generaciones han vuelto a sufrir esta calamidad en pleno campo, donde abunda la soledad.

Gracias a la gran repercusión mediática nacional, es que el tema ha tomado un estado público de tal magnitud que permite afianzar el reclamo que las propias víctimas señalaron: falta mayor prevención de estos hechos. “No vemos nunca operativos en la ruta 55”, señaló con síntesis elocuente el hijo del matrimonio mayor afectado.

Si bien la Mesa Agropecuaria Balcarce ha destacado semanas atrás que se ha logrado un muy buen intercambio con las autoridades del Comando de Prevención Rural y pretende avanzar en más diálogos por el estilo, no se puede dejar de resaltar que estos episodios deben evitarse con mayores controles y ocasionalmente esclarecidos con condenas ejemplares.

La familia de don Clemente Ispizúa, como tantos otros, son parte de la identidad productiva del distrito, pero además, de quienes han decidido sostener la vida en el campo.

“Esperamos el compromiso inmediato de las autoridades del partido de Balcarce, de las áreas de seguridad y de justicia bonaerenses para encontrar respuestas sobre este hecho lamentable y para garantizarles seguridad a los vecinos que habitan la zona rural”, indicaron.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio