La extenuante tarea de los bomberos marplatenses que combaten los incendios en Corrientes

Corrientes arde. Su capacidad operativa para combatir el fuego se vio totalmente sobrepasada, y entre los refuerzos solicitados de urgencia a otras provincias, una brigada de bomberos especializados en incendios forestales de Mar del Plata viajó a una de las zonas más calientes para adentrarse en los montes y bosques con la extenuante tarea de sofocar las llamas, que ya arrasaron con el 10% de la provincia.

Bomberos de distintos puntos del país batallan día y noche, cuerpo a cuerpo, el fuego en Corrientes. LA CAPITAL contactó a los cuatro combatientes forestales marplatenses que viajaron en los últimos días al noreste de la provincia para sumarse al despliegue operativo. Comparten tareas con profesionales que partieron desde Miramar y Santa Clara del Mar -otros, abocados más al norte, son de Sierra de los Padres- como así también de Santiago del Estero, Capital Federal y bomberos militares de Brasil, entre otros.

Los cuatro bomberos marplatenses especializados en incendios forestales están abocados a sofocar las llamas -junto a la Federación de Bomberos de la provincia de Corrientes- en los montes, bosques y estancias de Santo Tomé y la zona, a 64 kilómetros del punto de descanso -unas cabañas ubicadas en Virasoro-, al cual vuelven “extenuados” cada noche debido al “enorme desgaste físico”.

La jornada se extiende por no menos de 11 horas diarias. Comienza entre las 5 y las 6, cuando suenan los despertadores en estas cabañas, y puede finalizar pasadas las 21 o extenderse hasta las 3 de la madrugada.

El descanso no permite reponer del todo el agotamiento de haber caminado largos kilómetros en sectores por los que solo se puede acceder a pie, entre vegetación autóctona y calor extremo.

La solidaridad de la gente local, incluso de los más humildes, es uno de los principales alicientes para seguir adelante.

A Corrientes, urgente

Fueron convocados de urgencia. Al recibir la llamada, por órdenes del ministro de Seguridad Sergio Berni, los miembros de esta brigada de Mar del Plata se encontraban en operaciones en la zona de Tandil. Inmediatamente partieron en autobombas forestales y camionetas de la Unidad de Ataque Forestal hasta Santo Tomé, en el noreste de Corrientes, muy cerca de la frontera con Brasil, junto al río Uruguay.

“Al llegar nos encontramos con incendios de grandísimas dimensiones. El fuego se ha extendido por kilómetros y kilómetros en sectores de bosque, en plantaciones de pino y eucalipto, y de monte original, autóctono, que quedaron totalmente quemados”, indicó uno de los bomberos oriundo de Mar del Plata, con casi tres décadas de servicio y especialmente capacitado para este tipo de misiones.

Toda la zona está “extremadamente seca” y las condiciones meteorológicas “juegan muy en contra”, contó y luego precisó: “La última lluvia contundente fue el 15 de diciembre. La humedad es muy baja y la temperara muy elevada (mínimas de 26 grados y máximas por encima de los 40), lo que hace que los incendios tengan una propagación rápida”.

La lluvia, para los incendios forestales con comportamiento extremo como los que tienen lugar en Corrientes, son “determinantes” para extinguirlos. “Si no hiciera 43 grados todos los días o hubiese llovido como tiene que llover, esto no sería así. Pero la vegetación está extremadamente seca. Se nota el estrés hídrico. La mirás y se prende fuego”, relató, extenuando, el bombero especializado. El pronóstico anticipa precipitaciones para las próximas horas. El agua es aguardada con vital ansiedad.

Para estar allí, en una de las zonas más calientes de la tragedia que sufre Corrientes y con la que colabora buena parte del país, este profesional oriundo de Mar del Plata debió dejar en la ciudad a su familia, compuesta por su esposa y sus cuatro hijos, entre ellos una bebé de apenas 3 meses.

“La familia entiende, trabajo hace 29 años en esto, pero también extraña y uno también. Preguntan, ven todo por la tele. Cuesta mucho. Y volver no es fácil. Salir del monte y volver a tu cama, tu colchón, tu vaso, es difícil. A mí me suele llevar días. Pero acá estamos, dejando todo donde tenemos que estar. Esto realmente te tiene que gustar, no es para cualquiera”, reconoció a LA CAPITAL.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio