El Vacunatorio de Balcarce contra el brujito de Gulubú

Cuenta María Elena Walsh que en Gulubú había un brujito que a toda la población embrujaba sin ton ni son.

Cuenta también que un día llegó el Doctorrrr, manejando un cuatrimotor, y  todas las brujerías se curaron con la vacú, con la vacuna luna luna lú.

La ciencia venció a la ignorancia y al interés individual.

Sabemos que en Gulubú casi no hubo resistencia al Doctorrrr,  pero en otros lugares sí.

Por ejemplo en Inglaterra muchas personas resistieron airadamente la vacuna del Doctorrrr Jenner contra la viruela, luego que la viruela terminara con la vida de muchos millones de personas desde varios siglos atrás. Pese a esa resistencia, la vacuna se aplicó, y gracias a ella desde 1977 no se registra un caso de viruela en el planeta.  

Las sucesivas vacunas terminaron con la poliomielitis en buena parte del mundo. Difteria, tétanos, sarampión, rubeola, varicela, papiloma humano y otras enfermedades han sido notoriamente reducidas gracias a la aplicación de vacunas. La ciencia otra vez triunfó. 

El covid terminó con la vida de millones de personas en el mundo, pero desde que comenzó la aplicación de las diversas vacunas, la gravedad de sus consecuencias y el número de muertes disminuyeron muy notoriamente. 

Como aquella vez en Inglaterra, ahora también algunas personas se oponen a las vacunas desarrolladas para reducir los efectos del covid y para salvar vidas, pese a que fueron autorizadas por las autoridades sanitarias de los mas disimiles gobiernos, y a que fueron validadas por la Organización Mundial de la Salud, luego de superar las etapas exploratoria, preclínica, clínica, revisión regulatoria manufactura y control de calidad.

Ayer observamos como un pequeño grupo de personas con rostro no tomado por la cámara, se atrevieron a alborotar la Posta Vacunatoria de Balcarce acusando a sus trabajadoras y trabajadores de “ejercicio ilegal de la medicina”, de “represión a la gente” y de la “comisión de delitos”, poniendo en duda la idoneidad de las enfermeras y enfermeros a cargo de la tarea vacunatoria. 

¿ Habrán exigido un médico a cargo cada vez que debieron aplicarse una inyección o debieron aplicar las vacunas obligatorias a sus hijos ? …. ¿ Manifestarán de igual manera su incertidumbre sobre la composición de cada medicamento que adquieren en las farmacias ?... ¿ Requerirán así los certeros análisis sobre la calidad de cada alimento que consumen ?

¿ Con qué conocimiento científico por ellos adquirido se permiten negar la eficacia y calidad de las vacunas desarrolladas por numerosos científicos de reconocidos y diferentes Universidades y Laboratorios de distintos lugares del mundo ? …. ¿ Con qué sabiduría resisten las vacunas ?

Hoy muchas personas conservan su vida como consecuencia de haber sido vacunadas.

Dijo Lorenzo Damiano, líder de un movimiento antivacunas de Italia,  luego de su internación por haber contraído coronavirus :   “ Claramente, mi visión ha cambiado, estoy listo para decirle al mundo lo importante que es seguir colectivamente la ciencia, la que te cura y te salva ”. Afirmó que se vacunará. 

Es respetable el derecho a no vacunarse, pero es difícil entender cómo todavía algunas personas pueden estar en contra de la ciencia. ….  ¿ Habrá también algún componente político-ideológico detrás ? …. 

¡ Gracias trabajadoras y trabajadores de la Salud y del Vacunatorio local  por todo lo que han dado, arriesgado y soportado !!! 

…  Ha sido el brujito el ú, uno y único que lloró, pateó y mordió cuando el médico lo pinchó … Y después se marchó el Doctorrrr, manejando un cuatrimotorrrr… ¿ Y saben lo que pasó ? …. ¿No? ….. Todas las brujerías del brujito de Gulubú se curaron con la vacu, con la vacuna luna luna lú. 

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio