Provincia impulsa ley de alcohol cero y busca generar “un cambio cultural”

El Ministerio de Trasporte bonaerense ultima detalles para enviar a la Legislatura el proyecto que apunta a instaurar por ley el “Alcohol cero” al volante en la Provincia de Buenos Aires, decisión política que busca generar “un cambio cultural” con el objetivo de reducir las “inadmisibles” estadísticas de seguridad vial, según indicó a LA CAPITAL el flamante ministro, Jorge D’Onofrio.

El funcionario, que asumió el pasado 4 de enero -día en el que cumplió 59 años- visitó la ciudad -donde rige el alcohol cero al volante- y confió que “habría consenso” en el ámbito provincial para aprobar “por unanimidad” y en sesión extraordinadia el proyecto que “muy pronto” se elevará y que contemplará no solo multas, sino “horas de capacitación obligatorias o tareas comunitarias” para que los conductores que infrinjan la normativa puedan recuperar su licencia.

“Transporte es la columna vertebral de la actividad productiva y social de la Provincia. Desde ahí se nos permite diagramar y ejecutar políticas integrales en materia de transporte. En cuanto a la seguridad vial, es inadmisible la estadística que tenemos: mueren cuatro bonaerenses por día en siniestros viales”, afirmó.

Tras asumir al frente del área recientemente jerarquizada por el gobernador Axel Kicillof, D’Onofrio afirma estar dispuesto a “hacer todo” para “llevar la seguridad vial a niveles europeos, que teniendo los mismos índices de siniestralidad que nosotros pudieron bajarlos drásticamente en poco tiempo”.

Lo que se busca generar es “un cambio cultural”, ya que “son problemáticas que no se arreglan aumentando una multa”. Por eso, se enviará a la Legislatura el proyecto de Alcohol cero: “Ya está saldada la discusión del 0,5 (g/l de alcohol en sangre); no hay un organismo igual a otro y el alcohol impacta de manera diferente, pero además nadie sabe cuánto puede tomar para estar dentro de ese 0,5, y como sea, te reduce reflejos”.

La tolerancia cero de alcohol al volante podría salir “pronto”. El Ministerio está estudiando las experiencias en municipios -como General Pueyrredon- donde esta política ya funciona y prepara múltiples acciones de concientización: se fortalecerán las campañas para que haya conductores designados, fundamentalmente entre la juventud, pero además se evalúa reforzar la educación vial en las escuelas de toda la Provincia.

“Hay que acostumbrarnos a que si salimos a comer habrá que volver en taxi, caminando o con un conductor designado. Este es un tema que podemos sacar de la grieta, podemos estar todos del mismo lado. Lo vamos a mandar nosotros, vamos a felicitar al que ya lo esté implementando y vamos a ayudar a todos los municipios para incorporarlo de la mejor manera”, indicó el ministro D’Onofrio.

De cara al tratamiento legislativo, comentó: “Estimo que habría consenso hasta para sacarlo por unanimidad, salvo alguno que quiera plantear que avanzamos sobre su libertad personal de emborracharse y manejar”.

La idea, comentó, es que la sanción por manejar alcoholizado vaya “más allá” de una multa económica. “Hoy una infracción termina con una multa. El que puede la paga y el que no, la debe. Necesitamos generar un cambio de conducta. Yo veo que aquel que sale con la multa paga, por tener plata, está comprando impunidad, porque no le cuesta. Así que estamos analizando que además de la multa deba asistir a capacitaciones obligatorias o, por qué no, trabajo comunitario para recuperar la licencia”.

Fotomultas

El flamante ministro de Transporte de la Provincia cree necesario “hacer modificaciones” en el sistema de fotomultas, que “hoy es meramente recaudatorio”.

“Quiero que, a través de la tecnología que vamos a incorporar, esa información me la brinde en tiempo real. Es decir, si se detecta un auto con exceso de velocidad en la Ruta 2, que eso dispare un alerta para que más adelante lo intercepten y lo infracionen”, propuso.

La idea, remarcó, es que el sistema de fotomultas “no sea una emboscada para los conductores”, sino que genere conciencia al manejar.

Educación vial

El alcohol al volante, la velocidad, las normas de tránsito y la “gran distracción” que generan los teléfonos celulares al conducir -según el ministro, “tan peligrosos como el alcohol”-, son temas que el Ministerio busca abordar desde temprana edad en las escuelas.

“Son cosas que hay que tratar desde chicos. Lo estoy hablando con el ministro Sileoni (Educación), para incorporar conceptos en la currícula desde jardín de infantes hasta los últimos años”, dijo en ese sentido y comentó que, se buscará proponer que haya “una materia” en torno al tema que “quien la apruebe le sirva para tener un beneficio al sacar su primera licencia”.

“Hay que achicar la brecha de subsidios en el transporte”

La inequidad entre los subsidios que reciben las empresas de transporte público de General Pueyrredon y del AMBA viene plantéandose hace años, fundamentalmente frente a cada pedido de aumento del boleto.

El ministro de Transporte bonaerense, Jorge D’Onofrio, coincide en que “hay grandes asimestrías” que desde su cartera “buscará resolver y achicar” porque “subir el boleto no es la solución al problema de fondo”.

“Por la cantidad de pasajeros que se mueven en una ciudad como Mar del Plata, aumentar la tarifa no impacta porque el costo más importante es el gasoil, el personal y el mantenimiento de las unidades”, sostuvo el funcionario y aseguró: “Mi objetivo es estudiar todas estas asimetrías para poder ir achicando esa brecha en los subsidios”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio