Por Facundo Rey: Martin Heinrich: Una figura controvertida

A días de terminar la concesión del servicio de agua y cloacas en la ciudad, el tema sigue siendo materia de polémica. El accidentado camino que ha realizado el intendente Esteban Reino y el secretario de gobierno Ricardo Stoppani genera a cada paso más dudas que certezas. 

Todo comenzó con una promesa durante la campaña de 2015, en la que el por entonces candidato a intendente se comprometió a gestionar desde el municipio el servicio. Pero como suele suceder en estos casos, las propuestas no están sustentadas sobre bases sólidas y por estas horas aquel eslogan de campaña comienza a chocar con diversos obstáculos.  

Con rudimentario método de prueba y error, sólo subsanado por la mayoría absoluta que el oficialismo cuenta en el Concejo Deliberante, la flamante Obras y Servicios de Balcarce (OSeBal S.A.) avanza rumbo al 4 de febrero.

La falta de conocimiento entre las filas del radicalismo local sobre cómo operar un servicio de agua y cloacas es uno de los problemas más notorios que los ha obligado a importar figuras para tomar a cargo la empresa. El 18 de febrero pasado Stoppani acudió al HCD junto a Gustavo Torres, Secretario de Obras Públicas, para anunciar que el presidente de la nueva empresa municipal será Martin Heinrich, al cual presentó ante los medios como un “ingeniero, experimentado y destacado profesional en el área de competencia que tendrá la empresa”. 

Figura polémica

Con una formación especializada en "Privatización de Servicios Públicos" en la Universidad de Reading, Reino Unido, Martín Heinrich ha escrito textos referidos a la privatización del servicio de agua en el Área Metropolitana de Buenos Aires, y también formó parte de la era privatista: fue ejecutivo de Aguas Argentinas entre 1998 y 2000.

El presidente de la OSeBal S.A. también resulta ser una figura bastante cuestionada por sus estrechos vínculos con el ex Ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, actualmente asociado como jefe de la “Gestapo Sindical”, asociación compuesta por empresarios, funcionarios judiciales y cuadros de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), dedicada a perseguir sindicalistas durante el gobierno de Maria Eugenia Vidal.

Heinrich y Villegas forjaron una intensa sociedad comercial cuando trabajaban como ejecutivos del Grupo Suez, multinacional de capitales franceses que tenía la mayor porción de la torta en la mencionada Aguas Argentinas, la cual mereció la rescisión del contrato y estatización del servicio en 2006, por los alevosos incumplimientos en la ejecución de obras y los tarifazos injustificados.

Villegas manejó los recursos humanos durante cuatro años en Aguas Argentinas. Allí coincidió en la última etapa con Martín Heinrich. Tras compartir varios años en ese equipo gerencial, formaron un vínculo comercial y político que los llevo a montar varias firmas, algunas de las cuales cayeron en quiebra con resonancia judicial. 

El 16 de noviembre de 2005, por ejemplo, constituyeron (junto con otros tres socios) la firma Gerentia S.A la cual, según el acta constitutiva, el objeto comercial de la sociedad era la realización de estudios, investigaciones, proyectos, planificación y administración de obras y servicios, públicos y privados. Villegas fue designado presidente de la sociedad y Heinrich, su vice. Pero dos años después, el 11 de abril de 2007, Villegas renunció al directorio y, en el mismo acto, su reemplazante como presidente fue Martín Heinrich. Tres meses después, Villegas asumió como titular de la sociedad anónima Bilbao, Heinrich y Cía., una firma dedicada a la venta al por mayor de materias primas agrícolas y de la silvicultura, dada de alta dos años antes. 

Gerentia S.A y Bilbao, Heinrich y Cía S.A no fueron las únicas firmas en las que Villegas y Heinrich compartieron directorio. También en 2001 lo hicieron en Protel Servicios S.A, dedicada a servicios relacionados con la electrónica y las comunicaciones. El 14 de marzo de 2013, el juez Dr. Hernán Diego Papa, a cargo del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial Nº 12, declaró la quiebra de la firma y fueron imputados ambos por evasión impositiva. Posteriormente fueron sobreseídos, no por inocencia sino porque la suma evadida era menor a la que constituía el delito.

Pero Heinrich no sólo es socio de Marcelo Villegas, su vínculo va mucho más allá, ambos son parte del núcleo duro que integró el gobierno de Maria Eugenia Vidal, espacio del cual se nutrió de extensas relaciones el radicalismo balcarceño liderado por Reino. 

En ese contexto, Heinrich llegó al cargo de director provincial de Agua y Cloacas (DiPAC) en 2018 a partir de su cercanía con quien era el Ministro de Infraestructura de Vidal, Roberto Gigante, otro de los asistentes al mitin del escándalo organizado por Villegas en la sede capitalina del Bapro, divulgado en formato de video por los medios de comunicación nacionales durante los últimos días, denominado “Gestapo Sindical” y por el cual están todos imputados penalmente.

El modus operandi de Heinrich durante su gestión al frente de la DIPAC se caracterizó por la subejecución presupuestaría y las constantes demoras en el avance de las obras, las cuales generaron actualizaciones de precios que multiplicaron los costos previsto originalmente. 

Anteriormente, del 2016 hasta finales del 2017, fue titular de Aguas y Saneamiento Argentino (AySA) durante la presidencia de Mauricio Macri. Curiosamente el gobierno nacional de aquel entonces lo promocionaba como lo hace actualmente Ricardo Stoppani, pero su gestión al frente de la empresa de agua más grande del país estuvo muy lejos de lo esperado, tanto es así, que debió ser “resguardado” por sus socios en la provincia de Buenos Aires tras dos años de inacción y falta de políticas claras.

El anuncio de la llegada de Heinrich a Balcarce deja abiertas muchos interrogantes, ya que el ingeniero no radicará en nuestra ciudad ni se involucrará en los temas cotidianos de la operación de OSeBal. Para tal fin, el gobierno municipal recurre a un marplatense, licenciado en economía y jubilado en 2021 de OSSE (la empresa municipal de agua de la vecina ciudad), Marcelo Caló, quien será el encargado del cotidiano dentro de la nueva operadora de servicios. 

En OSSE, Caló fue gerente de atención al cliente y posteriormente responsable de apoyo en administración de obras, sector encargado de los procesos licitatorios de la empresa marplatense. De pertenencia al radicalismo, en su anterior trabajo Caló siempre desempeño funciones jerárquicas; tareas que le toca realizar ahora pero en nuestra ciudad.

De esta manera y según explicó Ricardo Stoppani, Caló se ocupará del día a día, mientras que Martin Heinrich resolverá desde Buenos Aires los grandes lineamientos de la empresa. Este esquema genera preocupación entre algunos miembros de la oposición local, teniendo en cuenta los antecedentes de Heinrich, y por estas horas analizan los pasos a seguir. 

Resulta una verdadera incógnita saber si el gobierno nacional y el provincial estarían dispuestos a canalizar financiamiento teniendo una figura tan controvertida de por medio. Recordemos que, según estimaciones de la anterior concesionaria, el Grupo Brusezze, la infraestructura del sistema de agua de Balcarce requiere una inversión que supera los 1000 millones de pesos, algo casi imposible de solventar sin aportes del gobierno provincial o nacional.   

Semejante inversión es muy difícil de amortizar con la tarifa actual, pero el gobierno que lidera Esteban Reino confía en que aparezcan los inversores privados que integrarían la empresa en un 40%. Sin embargo, hasta ahora solo ha aparecido un interesado en participar: la Federación Agraria Argentina (FAA) quienes calificaron su participación como “simbólica".

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio