El Dr. Benedicto Brindicci se retiró de la actividad

Como quien llega al final del camino y decide, por motus propio, alejarse del mismo, así le puso punto final a su carrera profesional Benedicto Brindicci, uno de los calificados exponentes de la medicina local, referente en su actividad y ejemplo a seguir. Todavía en plenitud y ejerciendo su labor hasta el último día, decidió retirarse de lo que ha sido la gran pasión de su vida y dedicarse a sus seres queridos, a compartir el tiempo libre y, en definitiva, a disfrutar desde otro lugar.

"El que no vive para servir, no sirve para vivir. Este es mi lema y no me he apartado de él", dijo alguna vez en una entrevista con este mismo medio. Y vaya si lo cumplió, para prueba bastan los 57 años de trayectoria, innumerables pacientes atendidos, cantidad de cirugías realizadas, urgencias atendidas y siempre el don de gente acompañando, lo cual le ha valido el reconocimiento de la ciudadanía.

ALGO DE HISTORIA

Llegó a la Argentina a los 15 años, procedente de Bari, una ciudad del sur italiano, sobre el Mar Adriático. Desembarcó en Buenos Aires, donde ya estaban sus hermanos viviendo. Cuando dominó el idioma, logró equivalencias con sus estudios en su país de origen y culminó luego el bachillerato en el turno noche, ya que durante el día trabajaba.

"Me inscribí en la UBA para la carrera de Medicina y me recibí a los 27 años, después hice la residencia para la especialidad Cirugía General en el Hospital Castex, donde yo me había recibido de médico. Después de cinco años de especialización vine a Balcarce en el año '70 y a partir de ahí, de manera ininterrumpida, estuve trabajando hasta ahora. Vine acá porque sabía que había falta de cirujanos, el doctor Grandi había venido un año antes y me hizo el comentario. Y yo siempre tuve la idea de tener mi actividad en el interior del país, me gustó Balcarce y es como que había que empezar, en ese momento la infraestructura sanitaria acá no era muy buena y la mayor parte de las operaciones de complejidad las derivaban a Mar del Plata".

MEDICO - PACIENTE

Los comienzos fueron duros, él mismo junto a otros colegas de profesión logró hacer crecer al viejo Hospital "Fossati". Entre medio fueron pasando operaciones de apendicitis, vésicula, luego las cirugías oncológicas e intervenciones varias que le fueron otorgando una valiosa reputación en su ámbito. Muchos años de servicio, el traslado al nuevo centro asistencial en 1973, su labor en la desaparecida Clínica "Balcarce" y siempre aspirando como valor fundamental el cosechar un vínculo con quien necesitaba de sus servicios.

"Siempre me gustó ser médico. Tengo varios familiares, primos que son médicos. Es una profesión que permite entrar en una relación médico-paciente que es más importante que la relación comercial que puede existir entre el médico, que vive de eso, con el paciente. Eso a uno lo hace sentir útil y es muy importante sentirse útil en la sociedad donde uno se desempeña", comentó.

AFECTO Y CONFIANZA

Su llegada y posterior desarrollo laboral en la ciudad le fueron otorgando el reconocimiento de varios y el afecto de muchos, especialmente por el hecho de trascender la mera consulta médica.

En ese sentido, Brindicci dijo que "Balcarce me recibió con mucho afecto. Tengo que destacar la confianza que los pacientes me brindaron para que los atienda, para que escuche sus dolencias y por darme la oportunidad de poderme resolver problemas. No siempre por supuesto, porque todo dependía de las patologías que presentaban. Siempre los médicos de cualquier especialdiad tienen la oportunidad de mejorar esa relación y que la misma les ayude a decir: bueno, dentro de todo elegí bien y mi vocación fue la correcta"

GENTE AGRADECIDA

Benedicto Brindicci ha recibido a lo largo de su trayectoria numerosas muestras de agradecimiento, de reconocimiento por parte de los ocasionales pacientes. Y ni que hablar de todos los que se enteraron que dejaba la actividad y a través de las redes sociales han dejado ver sus sensaciones.

Sobre ello también se manifestó: "cuando alguien se acerca para que le resuelva un problema, le comenta sus cosas particulares y uno tiene que responder a eso, es la relación médico-paciente a la que me refiero. Y cada paciente lo ve o lo comenta de acuerdo a cómo le fue, si yo pude llegar a resolver su problema y cómo pude comprender su dolencia. Es algo muy particular. Pero lo más importante de esta profesión es poder ser útil, ver sonreir a alguien que uno ha visto sufriendo. Y en 51 años que llevo en Balcarce he visto muchos hechos positivos, como también negativos, ya que nadie se equivoca si no hace nada. Tenemos que saber que podemos cometer errores, que seamos médicos no significa que no nos podamos equivocar u obtener el resultado que queremos. Y eso es lo que la gente muchas veces reconoce, inclusive los errores".

CIUDADANO ILUSTRE

El Concejo Deliberante declaró por unanimidad "Ciudadano ilustre" del partido de Balcarce al doctor Benedicto Brindicci, quien el pasado 31 de octubre puso fin a su carrera profesional después de 57 años.

Concejales de los distintos bloques políticos destacaron los valores humanos y la capacidad profesional del doctor Brindicci que lo hicieron merecedor de semejante distinción.

CV

-Realizó su residencia en el Hospital "Castex", donde amplió su capacitación en las ramas de Anestesiología y Urología.

-Dos décadas fue Jefe del Servicio de Cirugía del nosocomio local, revalidando el cargo por concurso cada cinco años.

-Se desempeñó durante dos períodos como director del "Fossati", también ocupó el mismo cargo en la ex Clínica "Balcarce".

-Fue presidente del Círculo Médico de Balcarce.

-No pertenece al staff de médicos del Hospital desde 2001, cuando accedió al beneficio de la jubilación.

-En sus "Bodas de Oro" en la profesión fue reconocido por la Universidad Nacional de Buenos Aires.

-Practicó más de 20.000 intervenciones quirúrgicas en 57 años de actividad.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio