Miramar superó los 5000 casos de coronavirus en un año

A pesar de que en marzo del 2020 había comenzado una estricta cuarentena ante el avance del coronavirus que afectaba a todo el mundo, el primer caso en Miramar recién se conoció el 21 de julio, cuando dio positivo una enfermera que desarrollaba labores en el hospital municipal “Marino Cassano”.

A horas de cumplirse un año de esa fecha, y con los datos del último informe dado a conocer la noche del lunes, Miramar llegó a los 5005 contagios totales desde el inicio de la pandemia.

Actualmente, permanecen activos 146 en todo el Partido de General Alvarado, mientras que 4752 personas recibieron el alta médica y hubo 107 fallecimientos. Asimismo, continúan en aislamiento 693 habitantes por considerarse contactos estrechos.

El dato positivo sigue siendo que el nosocomio local permanece “libre de coronavirus”, según anunciaron las autoridades de la Secretaría de Salud, por lo que no hay internados en piso común ni en la unidad de terapia intensiva.

En el balance general fue un año complejo, por una situación sanitaria inédita que causó mucho daño y sobre todo más de 100 víctimas fatales, algunos de ellos jóvenes, en una comunidad pequeña.

Si bien el sistema sanitario, pese a las limitaciones estructurales, nunca estuvo colapsado se vivieron momentos de tensión con la ocupación de camas al borde en ciertos momentos. Allí se vio una respuesta comprometida del personal sanitario, agotado por momentos, que se brindó al máximo de sus posibilidades, en paralelo con el sistema de Vigilancia Epidemiológica Territorial (VEte), implementado por el municipio para el seguimiento de los contagios.

En el medio, hubo una protesta de agentes de salud, que reclamaba con razón mejores condiciones salariales y también una clínica Mitre con numerosos inconvenientes económicos y disminución de ciertas prestaciones.

El avance de la vacunación en diferentes franjas etarias, primeramente, en la escuela 1 y luego tanto en el polideportivo municipal de Miramar como el centro cultural de Nicanor Otamendi, fue rindiendo sus frutos ya que sumado a las restricciones y la responsabilidad ciudadana, salvo ciertas excepciones, posibilitaron que vaya mejorando el panorama sanitario del distrito.

No obstante, aún queda camino por recorrer y según dijeron las autoridades de la Secretaría de Salud local, “las nuevas variantes nos obligan a permanecer en alerta, debemos seguir actuando con responsabilidad”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Informese Primero - El Diario Digital de Balcarce

Haz click en el anuncio