Cargando...

Espere un momento por favor.

La Red Argentina de Bancos de Alimentos impulsa la ley de donación de alimentos

En virtud de los hechos ocurridos el día miércoles pasado en la Cámara de Diputados, en donde se trató el proyecto de la reincorporación del art. 9 a la Ley 25.989 que rige la donación de alimentos, donde se exime de la responsabilidad sobre los alimentos una vez entregados a los beneficiarios bajo las condiciones exigidas por el Código Alimentario Argentino. Ese punto fue vetado en 2005.
               
 Los Bancos de Alimentos mantenemos firme nuestra posición acerca de la importancia y necesidad de contar con un marco normativo que incentive la donación de alimentos, ya que hoy en la Argentina, el donante de alimentos no tiene ningún resguardo legal.

Nacidos en la Argentina a partir de la crisis del 2001, los Bancos de Alimentos son organizaciones sin fines de lucro, que contribuyen a reducir el hambre, malnutrición y desperdicio de alimentos en el país. Almacenan los productos, los clasifican y los distribuyen entre organizaciones comunitarias, garantizando la trazabilidad. De esta manera, se les devuelve un valor social a los alimentos que, por un problema de gestión, iban a ir a parar a la basura

El trabajo de los Bancos de Alimentos, en alianza con las empresas productoras de alimentos, supermercados, distribuidores, productores frutihortícolas y mercados concentradores de frutas y verduras, ha permitido evitar el desperdicio de toneladas de alimentos. Solo en 2016 se distribuyeron casi 9.000.000 de kg de alimentos entre más de 2.100 entidades beneficiarias, colaborando con la alimentación de 304.000 personas en todo el país. 70% de esos beneficiarios son niños.


Mientras 16 millones de toneladas de alimentos son desechadas anualmente, 1 de cada 5 niños sufre algún grado de inseguridad alimentaria.

La aprobación de esta Ley es fundamental para que las empresas se animen a donar más. Pero este es solo el primer paso, seguimos trabajando para aprobar incentivos fiscales para las donaciones de alimentos y la posibilidad de contar con una doble rotulación de los alimentos que, como sucede en otros países, extienden el plazo de vigencia del producto para poder ser donado. El conjunto de estas medidas, nos permitirían rescatar por lo menos el 15% de todos los alimentos que se tiran y con eso darle de comer a los 3 millones de personas que en Argentina sufren hambre.

Necesitamos el apoyo y compromiso de toda la sociedad para construir una Argentina bien nutrida y sin hambre.