Cargando...

Espere un momento por favor.

Opinión:" No sé de qué se trata, pero quiero perpetua "

Por Paty Ponce

La joven Pamela Cejas estaba sospechada de haber asesinado a su hijo recién nacido.
  Ella habría declarado que el bebé se le cayó,  golpeó su cabeza, y falleció.
   Su consternación habría provocado que ocultase su cuerpo bajo una chapa de un lote lindero a su hogar.
   El hallazgo del cuerpo y su ingreso al Hospital en demanda de atención sanitaria, hizo que fuera detenida, y trasladada a la Unidad Penal de Batan.
   Poco  mas tarde, el Juez interviniente dispuso su detención domiciliaria. Habría motivado la medida el precario estado físico y mental de la joven, y la posibilidad de que ella atente contra su propia vida o la de otros, y el riesgo de sufrir actos de violencia dentro de la cárcel.
   El alojamiento domiciliario despertó el enfado de diferentes vecinos de Balcarce.
   “Lacra”, “animal”, “asesina”, “yegua”, “hija de puta”, etc. , son algunos de los epítetos que Pamela Cejas recibió.
   “Cadena perpetua”, “violencia carcelaria”, “sufrimiento eterno”, “horror”, “castigo divino”, etc. , son algunas de las consecuencias deseadas públicamente  por distintas personas para ella.
   El tribunal de ciudadanas y ciudadanos indignados ya se expidió. Tan sólo unos minutos demoró en dictar sentencia……  Pamela Cejas:    ¡Culpable!
   Ningún miembro del tribunal virtual analizó los hechos detenidamente. Ninguno solicitó ni consideró pericias. Ninguno oyó testigos. Ninguno evaluó pruebas. Ninguno escuchó el descargo de la acusada. Ninguno aguardó el estado de calma y lucidez necesario e imprescindible para determinar la culpabilidad o inocencia de un ser humano.  Leyeron u oyeron una información,  e inmediatamente dictaminaron:  ….. ¡¡ Culpable !!
   Y culpable también el Juez, y culpable también el Fiscal, y ya que estamos culpables también los Derechos Humanos (cuando no) y culpable también Ni una Menos.  No cruzaron  Jesucristo ni San Pedro , … sino no habría culpabilidad también para ellos.
   Lo que la Justicia tarda meses o años en dilucidar, el tribunal virtual lo logró en un par de vueltas del segundero.
   El redactor de este texto no pretende exculpar a Pamela. No sabe que hizo, ni como lo hizo. No sabe que quiso, ni como lo quiso.  Y como no sabe, no acusa.
   El redactor observa crueldad.

   La crueldad de la madre es sólo probable.
   La crueldad de varios de los y las componentes del tribunal virtual es evidente.
   ¿ Y si esperamos a que dentro de  un plazo razonable la Justicia trabaje, analice, juzgue y dictamine ?
   ¿ Y si optamos por la civilización y por nuestra Constitución ?
   La sociedad argentina está juzgando muy rápido, y sin razones ni pruebas.
   El apresurado juzgador de hoy, puede ser el livianamente condenado de mañana.
   Eso es peligroso.