Cargando...

Espere un momento por favor.

OPINIÓN :VEHÍCULOS DE EMERGENCIAS

En la noche del sábado 23 de septiembre un patrullero local colisionó con un vehículo particular en la esquina de  Kelly y 19. Según se conoció, el móvil policial transitaba la avenida con las pertinentes balizas y el sonido de sus sirenas, en emergencia y en dirección a otra esquina de la ciudad en la cual se produjera un siniestro vial. El conductor particular, con luz verde para su marcha,  no habría cedido el paso  al patrullero.
   Sin pretender sugerir, adjudicar ni exculpar responsabilidades sobre las consecuencias de un hecho no observado, destacamos que los vehículos en emergencia (ambulancias, camiones de bomberos, móviles policiales) están relevados de respetar la prioridad de paso y las normas sobre circulación, velocidad y estacionamiento. No obstante, esa libertad no sólo está condicionada a la utilización de las balizas distintivas de emergencia y al accionar de la sirena, sino que ese proceder excepcional está sujeto a que sea absolutamente imprescindible en la oportunidad en que se trate, y a que con ello no se ocasione un mal mayor a aquel al que se intenta resolver.
   Los conductores de dichos vehículos en emergencia deben extremar los recaudos para evitar producir daños mayores a aquellos que están llamados a neutralizar. La facultad de no respetar determinadas reglas de tránsito, no les libera de circular con el debido cuidado y prevención, conservando en todo momento el dominio efectivo del vehículo, teniendo en cuenta los riesgos propios de la circulación y demás circunstancias del tránsito.Deben advertir previamente cualquier maniobra, y ejecutarla con precaución y sin crear riesgo.
   Cuando se transpone una arteria con semáforo que lo impide, debe extremarse la prudencia a fin de no convertir al vehículo de emergencia en un factor generador de graves riesgos.
   Quienes transitamos la vía pública tenemos la obligación de tomar todas las medidas necesarias a nuestro alcance para facilitar el avance de los vehículos de servicios de emergencia.
   Unos y otros estamos obligados a actuar con reflexión y precaución para evitar posibles daños.