Cargando...

Espere un momento por favor.

La tecnología, la producción y la educación, estrellas de la EduCoAgro

La felicidad invadiendo el rostro de los organizadores era el más fiel reflejo de que la "misión" se había cumplido. Una vez más -la cuarta- la Escuela Agraria San José y Agricultores Unidos Balcarce colmaron las expectativas y se convirtió en otro verdadero éxito.

El amplio predio del establecimiento educativo fue recorrido por varios miles de personas durante el fin de semana que tomaron contacto con la tecnología, los procesos productivos y también con los avances en materia educativa, pilares en los que se sustentó esta realización que, además, tuvo muchos otros atractivos.

Los sectores públicos (instituciones educativas, de la ciencia, la investigación y la producción) y privados (comercios e industrias de la región) aunaron esfuerzos para ofrecer lo mejor de si en esta edición, superadora de las anteriores.

Fue por demás interesante observar como en un mismo espacio confluyeron distintas épocas en lo que hace a la producción de papa y maíz, por ejemplo. Fue otra muy buena idea mostrar "en acción" los fierros de antaño, presentados de manera inmejorable por Agricultores Unidos, y las máquinas de esta época con tecnología de última generación en los procesos de siembra y recolección.

Por otra parte, en el stand de Agricultores Unidos hubo una variada exhibición de implementos agrícolas (tractores, cosechadora, sulkys, arados, sembradoras y sacadoras de papa, aporcador, escardillo, etc.) de cincuenta y más años de antigüedad que hicieron el deleite no solo de quienes peinan canas sino también de las más recientes generaciones.


Uno de los principios en lo que se sustenta EduCoAgro es el aspecto educativo, que también tuvo una fuerte presencia. En el caso del establecimiento anfitrión, sus alumnos mostraron los diferentes proyectos y logros alcanzados a partir de las enseñanzas recibidas. Así fue como hubo actividades de granja, huerta y vivero como también se hizo difusión de trabajos de otras instituciones educativas que se sumaron a la fiesta.

EL CORTE DE MELGA Y MUCHO MAS

Surgió tibiamente en la realización de 2015, fue todo un suceso en 2016 y se repitió con éxito en esta edición. Estamos hablando del llamado concurso de corte de melgas.

Algunos no pudieron evitar emocionarse recordando épocas pasadas, arriba del tractor, trabajando la tierra. Le hicieron un "guiño" a los años y se animaron a "encarar" el desafío. No faltaron las damas al momento del desafío lo que demuestra que en las tareas rurales no hay "sexo débil" que valga.

El público en su recorrida pudo disfrutar además de una visita guiada al tambo, de una amplia muestra de maquinaria agrícola de precisión (tractores de diversos modelos, cosechadoras, sembradoras, tolvas y pulverizadoras, entre otras) y de empresas dedicadas a ofrecer servicios al sector agropecuario, destacándose las que trabajan con vehículos aéreos no tripulados (drones), juegos, espectáculos musicales y muestras dinámicas a campo, entre muchas otras atracciones, todo lo cual le dio un brillo especial a la EduCoAgro.

Otra presencia importante, que refuerza la idea original de interactuar con otros organismos, fue la de la Unidad Integrada Balcarce (Estación Experimental Agropecuaria - Facultad de Ciencias Agrarias), que mostró parte de su potencial con el desarrollo de distintas acciones relacionadas con la investigación, la extensión y la enseñanza en producciones bovinas, porcinas y lácteas, por ejemplo, con el aporte de la Asociación de Ingenieros Agrónomos de Balcarce.

El director del establecimiento anfitrión, Pablo Vergara, sostuvo que "EduCoAgro muestra el momento que vive el campo, que es puramente tecnológico, donde los jóvenes tienen que estar preparados para lo que se viene. Pero además, ellos, los alumnos, exhiben lo trabajado durante el ciclo lectivo con los profesores y con el resto de la comunidad".

EduCoAgro, quedó demostrado, fue construyendo los cimientos que, a juzgar por lo observado, lucen sólidos. Constituye sin dudas un gran aliciente para los organizadores que, a partir del éxito logrado, ya ponen la mira en 2018.'