Cargando...

Espere un momento por favor.

Charla sobre hidatidosis y programación de actividades con la mesa de zoonosis

La Dirección de Inspección General informa que en la mañana de hoy se llevó a cabo una charla sobre Hidatidosis organizada por el área junto con la Mesa de Zoonosis.
Tuvo como referente a integrante del área de Zoonosis del Ministerio de Salud de Buenos Aires  y director del Departamento de Zoonosis de Azul, Jorge Volpe.
En el encuentro participó el titular de Inspección, Andrés Lombardini; Carlos Erreguerena, Horacio Smith y Ricardo Ambrústulo, de Senasa y Pablo Cacace, representante del Ministerio de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires en Balcarce.                También asistieron los médicos veterinarios José Luis Guerrero y Diego Martínez y representantes del Colegio de Veterinarios, laboratorios veterinarios y Fundación Aftosa.
El objetivo del estamento es realizar un trabajo de valor agregado en prevención, educación y protocolos de acción que puedan servir para generar conciencia.
En este caso, se comenzó con la hidatidosis que es una enfermedad que se transmite de animales a humanos y puede ser mortal. Vale destacar que Balcarce se encuentra en el sector de la provincia donde se generan más casos.
Al respecto, Lombardini indicó que “hoy nos nutrimos de herramientas para comenzar a trabajar en los protocolos necesarios para evitar este tipo de enfermedades”.
Asimismo, puntualizó que “comenzamos a aplicar políticas de salud de manera continua y planificada y en ello la Mesa de Zoonosis es un instrumento fundamental para efectuar acciones concretas”.

Hidatidosis
              La hidatidosis es una enfermedad parasitaria producida por echinococcus en su forma larvaria que infecta al ser humano como huésped intermediario accidental. En la Argentina la hidatidosis es endémica en áreas rurales, ámbito en el que coexisten los factores que determinan su perpetuación.
              El contagio humano de esta patología ocurre fundamentalmente en la infancia, al jugar los niños con perros infectados o al ingerir verduras o aguas contaminadas con los huevos del parásito.
              En general los pacientes permanecen asintomáticos durante mucho tiempo, debido al crecimiento lento de los quistes que pueden afectar a cualquier órgano de la anatomía, aunque se localizan en la mayoría de los casos en hígado y pulmón.
              La localización hepática origina hepatomegalia, dolor abdominal, pesadez en hipocondrio derecho y con menor frecuencia ictericia.
              Cuando la localización es pulmonar, el diagnostico es accidental al realizase una radiografía de tórax que evidencia un nódulo solitario.
              Cuando el quiste presenta complicaciones como la rotura, el enfermo puede presentar reacciones anafilácticas al sensibilizarse con las proteínas del quiste. Otra complicación posible es la infección, constituyéndose así un absceso piógeno.
              El tratamiento de esta patología es esencialmente quirúrgico, que en casos no complicados otorga buenos resultados con una mortalidad postoperatoria cercana al 5%.