Cargando...

Espere un momento por favor.

El agua alcanza para todos

Opinión:
Hasta poco antes de terminar 2015 varios de los actuales funcionarios municipales se plantaban en las esquinas de  los barrios balcarceños para conocer los problemas de "la gente".  (A lo que ahora les llaman "gente" antes le decíamos "pueblo").
Decían que de esa manera podrían solucionar sus problemas.
Mientras los actuales funcionarios municipales en su inmensa mayoría beben, lavan, se higienizan y riegan con agua proveniente de las cañerías ahora  administradas por la empresa concesionaria, la "gente" de la calle 37 bis entre 2 y Maipú bebe, lava, se higieniza y riega con el agua que le dona una vecina de la calle 39 mediante una manguera, según relataron a este y otro medio, pese a que sólo las separan 18 cuadras de la Plaza Libertad.

Desde tiempo atrás los funcionarios municipales saben que ello es así y que entre esa "gente" también hay niños que satisfacen algunas de sus necesidades básicas con el agua que reciben de la generosidad de una vecina.
Según manifiestan unos y otros, la empresa prestararia del servicio de agua corriente les pide escritura y plano de los inmuebles. Ellos también carecen de esa documentación y tienen serias dificultades para obtenerlos, entonces:  .... si no hay escritura y plano no hay agua.
Bueno es recordarle a las autoridades comunales que la provisión de agua es una responsabilidad del Estado. La carencia de documentación no debe ni puede ser impedimento para que los seres humanos -o "la gente" como a ellos les gusta decir-  gocen del agua que, además,  se transporta muy cerca de sus hogares.  Las cuestiones burocráticas no pueden privar a los varios niños que allí viven de acceder a un elemento imprescindible para su vida diaria y su salud,  y a un derecho inherente a todo ser humano.
Diariamente observamos como el municipio gasta dineros en satisfacer necesidades que no son básicas.
Plantarse en las esquinas no alcanza. También se requiere sensibilidad.
Primero el agua, y después los documentos, que como todo usuario en algún momento deberán presentar.
Primero la gente, como decían los funcionarios en tiempos de campaña.....,  o : ... Primero el pueblo (como decíamos antes).