Cargando...

Espere un momento por favor.

28 de diciembre de 2016

“ Todos Unidos ¿Triunfaremos?”

El 29 de diciembre se realizará un plenario del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires, donde prometen estar “todos”. Independientemente de las peleas de los máximos referentes provinciales “la única verdad es la realidad” y la misma indica que la intención de voto CFK es muy alto en relación al resto de los contrincantes para las elecciones de Senador en el 2017. El protagonismo del peronismo (en todas sus variantes) es indudable, así como también la convicción que tienen a la hora de discutir el poder. Y esta situación no le es ajena a la gobernadora Vidal, quien ha iniciado un proceso de acercamiento a Chiche Duhalde y Aldo Rico (que también se reconocen como peronistas).
Todos estos movimientos provinciales poseen incidencia en cada uno de los distritos de la provincia de Buenos Aires, con las particularidades políticas de cada caso. Entrando un poco en la cuestión local es importante analizar algunas particulares. Echeverría es el presidente del PJ. Pero no pensó (en la elección anterior) y no piensa armar su grupo político con el objetivo de ganar elecciones. Su mayor concentración está en “pagar” favores (esto se evidenció en la lista de concejales construida en el 2015, así como también en los nombres que trascendieron para el 2017) y “ armar algo” para dar respuesta a sus compromisos políticos que inclusive desde lo personal lo sustentan en el cargo que logró en la esfera provincial.
El Patón Perez sigue siendo un factor de poder importante. Un tanto devaluado pero los peronistas lo siguen recordando con nostalgia y ven en  la figura de Perez un pasado glorioso donde el PJ ganaba elección tras elección sin importar demasiado quienes formaban sus listas. José Luis ha dicho en el pasado que todos son hijos políticos de él. Y tal vez algo de razón tenga.
Petrucelli es de otro partido, el Frente Renovador, pero no tiene una ligazón con dirigentes provinciales y nacionales. Él apuesta a construir alrededor de su figura y su labor como concejal. Con respecto a este último aspecto es necesario destacar su prolífera producción de proyectos (bandera que levanta su círculo íntimo) pero sin duda lo más significativo ha sido ponerse al frente ante el aumento de tarifas. Petru (como se lo conoce popularmente) se ha plantado en el centro del ring para disputar el poder, pero íntimamente sabe que con su capital político solamente no alcanza.

Vizmara es el representante de La Campora. Han pintado escuelas, se han ubicado en lugares importantes como el ANSES, han marchado a CABA, han ocupado lugares importantes en la conducción del PJ local, en un momento en una Unidad Básica manejaron el plan FINES con un bajo nivel de profesionalismo e inexistente efecto político, visitan algunos barrios, se hacen los misteriosos pero no logran mover el amperímetro. No lograron generar ningún efecto político. Desde lo discursivo, especialmente en las redes sociales, se presentan como críticos y como si fueran a revolucionar la política local. Pero en la  práctica no están dispuestos a modificar el estatus quo. Y están muy cómodos disfrutando de los beneficios de los espacios de poder que lograron, especialmente los económicos.
Lo que pretende ser una novedad es el Frente Ciudadano, pero no lo es. Hicieron un gran esfuerzo para presentarse en sociedad en la construcción de lo que llamaron Plenario sobre Políticas Públicas, pero luego le “regalaron” la foto en los medios de comunicación al ex intendente Echeverría. Lograron articular con otros espacios políticos y algunos dirigentes gremiales que conformaron la Multisectorial. Pero luego de ver el manejo de la información especialmente lo publicado donde Echeverría ocupaba el centro de la escena, se retiraron de forma amable pero por lo bajo se han cruzado fuertes reproches.
Reino ha realizado meritos en un aspecto fundamental en este año: acomodar un poco las cuentas públicas. Luego, a pesar de insistir con el diálogo  y que los equipos técnicos estaban preparados hace mucho tiempo en realidad no han logrado cambios profundos y en muchos casos una profunda inoperancia. El capital mayor de Reino es una oposición dividida, devaluada y sin un proyecto político sostenido en el tiempo.