Cargando...

Espere un momento por favor.

"No tengo nada que ver con el hecho"

La afirmación pertenece a Daniel Aranda, a quien la Justicia le restituyó las alhajas que le habían secuestrado al demostrase que efectivamente le pertenecían. «Todo esto me generó una complicación familiar y laboral», aseguró a El Diario

Fueron cuatro horas vividas con incertidumbre y preocupación, aunque en todo momento estuvo tranquilo de conciencia él y su familia, aseguró, porque era ajeno a la situación por la cual le estaban allanando la casa.

El pasado viernes, poco después del mediodía, la fuerza policial llegó hasta la casa que en calle 5 entre 26 y 28 habita Daniel Aranda. Lo hizo exhibiendo una orden de allanamiento directamente relacionada con el robo a su casa de calle 26 entre 19 y 21 que sufrió el doctor Julio Supaga hace poco más de una semana. Durante su ausencia le habían sustraído varias joyas y alhajas por un valor importante.

"La Policía vino y me allanó mi casa. Secuestraron algunas alhajas que nada que ver tenían con lo que buscaban los investigadores y se mencionaba en la orden de allanamiento. A tal punto es así que el damnificado (Supaga) admitió que no le pertenecían y me las devolvieron. No tengo nada que ver con el hecho. Todo esto me generó una complicación familiar y laboral porque me hacen culpable de algo en lo cual no tengo nada que ver", contó a El Diario el propio Aranda en su afán por salir a decir su verdad.


Sostuvo ante una consulta que "no tengo ni idea porqué vinieron a allanar mi casa. No me explicaron el motivo que los trajo hasta aquí. La Policía cumplió con su deber pero también tendría que salir a decir que uno no tuvo nada que ver con el robo a Supaga".