Cargando...

Espere un momento por favor.

Nacional: Comenzó juicio oral a productor rural acusado de matar un niño con aplicación de agrotóxicos


Es juzgado por el Tribunal Oral Penal de Goya, provincia de Corrientes.
Santiago Nicolás Arévalo de cinco años y su prima Celeste Estévez de cuatro fueron afectados por los agrotóxicos que se usaban para fumigar un campo lindero a su casa. El dueño de la finca, Ricardo Nicolás Prieto, está imputado por “homicidio culposo y lesiones culposas en concurso ideal”. Santiago murió y Celeste resultó con heridas. Ocurrió el 20 de marzo de 2011, en la localidad correntina de Lavalle. Ambos chicos absorbieron el veneno que Prieto usaba para fumigar su plantación de tomates. La niña estuvo internada durante tres meses en Buenos Aires. Santiago no sobrevivió: pisó un charco con barro impregnado por el agrotóxico y fue demasiado veneno para su cuerpo.
La acusación afirma que "en la chacra de tomates y hortalizas ubicada en Puerto Viejo Lavalle se hicieron fumigar plantaciones sin la prevención de controlar en forma personal el proceso, que se realizó con las cortinas de los tendaleros levantadas". El Fiscal calificó la conducta del productor como "negligente", y sostuvo que el acusadfo "permitió que los tóxicos que contienen los plaguicidas se propagaran por la acción eólica en zonas aledañas, provocando en Celeste lesiones de caráctr gravísimas y en Santiago Nicolás un edema agudo de pulmón producido por intoxicación lo que ocasionó su deceso". Tal afirmación está respaldada "con certificados médicos, historias clínicas, informes quimicos y los resultados de la autopsia".

El abogado querellante Dr.Julián Segovia señaló que la autopsia y las muestras del suelo y de las plantas de tomate prueban el uso de alfaendosulfan, un producto que está prohibido a nivel mundial”.
En total, se presentarán 19 testigos y está previsto que el juicio finalice el próximo 25 de noviembre.
Un año después de la muerte de Santiago en Lavalle murió José Carlos Rivero, otro niño de 4 años. La situación fue similar: se intoxicó con los agrotóxicos que se usan en las plantas de tomate. Según la revista especializada El Federal y la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, en Argentina 2 de cada 100 niños nacen con problemas neurológicos, cardíacos o síndrome de Down. En los pueblos fumigados la cifra asciende al 6 por ciento, tres veces más de lo habitual. Con respecto al cáncer, en Argentina 1 de cada 5 personas que mueren lo hacen por esa enfermedad, pero en los pueblos fumigados llegan a ser 1 de cada 3 personas.