Cargando...

Espere un momento por favor.

Afirman que en apenas 6 meses se duplicó la cantidad de chicos que asisten a los comedores barriales marplatenses

Además, advierten que son cada mes más los adultos que se acercan en busca de un plato de comida. Ante la demanda, en algunos lugares comenzaron a entregarse viandas para la cena.  Las zonas mas complejas son El Martillo, La Herradura, Virgen de Lujan y Libertad.
   El coordinador de Barrios de Pie Rodrigo Hernández señaló: "Antes eran casi todos chicos, pero ahora hay cada vez más adultos que se acercan a buscar un plato de comida; en la mayoría de los casos se trata de integrantes de la misma familia". Agregó que entre enero y julio surgieron los 4 últimos merenderos, porque con los que ya existían "no se daba a basto".
   El Secretario General de SUTEBA Marcelo Bruschetti afirmó el último sábado en "Balcarce Vox" que también en nuestra ciudad ha aumentado el número de asistentes a comedores escolares, destacando el caso del ubicado junto a la Plaza Colón. También sacerdotes de la Iglesia Católica colaboran en la entrega de alimentos en Balcarce.
   La organización Barrios de Pie tiene a cargo 26 comedores y/o merenderos distribuidos en diferentes puntos del Partido de General Pueyrredón. Cada uno asiste a un promedio de 80 personas, por lo que en total colaboran con más de 2.000 personas de dicho distrito.

   El Sr. Hernández señaló que la falta de trabajo y la permanente pérdida del poder adquisitivo genera que los sectores mas vulnerables estén en una situación muy crítica. Agregó que han advertido que detrás del complejo de viviendas sociales del barrio El Martillo se está generando un nuevo cordón de viviendas muy precarias, lo que deja en evidencia que el panorama es cada vez mas complicado. Dijo que en las zonas que generalmente se inundan cuando llueve, hay mas casillas.
   La información fue difundida por el reconocido portal marplatense 0223.com.ar.
   Se repiten tristes imágenes de la década de los ·90, y de los primeros años del siglo 21. Supusimos que ya no volveríamos a verlas.