Cargando...

Espere un momento por favor.

Se desarrolló el acto oficial por el “Día de la Bandera”

El acto oficial por el “Día de la Bandera” se desarrolló esta tarde en el Centro Cultural Salamone, ubicado en Av. Eva Perón 3949. Se llevó a cabo en forma conjunta con la Escuela Nº 8 “Manuel Belgrano”, al conmemorarse el centésimo nonagésimo sexto aniversario del fallecimiento del Gral. Manuel Belgrano.
En el acto se escucharon las palabras de la directora de la Escuela Nº 8,  Florencia Diez de Ulzurrun, y el secretario de Gobierno, Ricardo Stoppani.
También la jornada fue propicia para que alumnos de cuarto año del establecimiento realicen la promesa a la bandera y puedan realizar expresiones alusivas a la fecha.
La directora expresó que “podría hablarles de la creación de la bandera, del porqué de sus colores, del 27 de febrero de 1812 cuando fue enarbolada por primera vez en Rosario, a orillas del Paraná… pero también podría hablarles de la vida de su creador, Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano, que nació el 3 de junio de 1770, y que, según dicen, fue un gran intelectual, abogado, periodista, economista, político, estadista, militar revolucionario y un promotor de la educación”.
Y agregó que “sin embargo, decidí no hablarles de la creación de la bandera, ni de la vida de Belgrano… Más bien quiero decir unas breves palabras sobre la muerte de Belgrano y el significado de la bandera hoy para nosotros”.

    Ulzurrum comentó que “voy a hablar de la muerte de Belgrano porque dice un poeta por ahí, que uno se muere como vivió. En mayo de 1820, a los 50 años, Belgrano estaba en Buenos Aires gravemente enfermo y sin dinero. Solicitó al Gobierno los trece mil pesos de sueldos atrasados que le debían desde hacía años. Tras muchos trámites y demoras, sólo le entregaron una mínima parte. Como ya no le quedaba nada le obsequió a su médico, que lo había atendido gratis, un reloj de oro diciéndole: “Es todo cuanto tengo”. Y luego, como última reflexión, agregó: ;Pensaba en la eternidad donde voy y en la tierra que dejo. Yo confío en que los buenos ciudadanos trabajarán para remediar sus desgracias. ¡Ay, Patria mía!;. A las siete de la mañana del 20 de junio de 1820, murió, preocupado, pobre y olvidado en una Buenos Aires asolada y dividida por la guerra civil”.
“Seamos merecedores de su actitud”
 En tanto, el secretario de Gobierno, Ricardo Stoppani, señaló que “Belgrano no tiene día en el calendario oficial; el día de su muerte es el día de la bandera. Esa bandera que nos legó y que hemos recuperado para nosotros. En una tarea larga pero imprescindible también debemos recuperar al verdadero Belgrano y honrarlo como se merece”.
              “No fue Belgrano un patriota tibio, blando o domesticable como a veces se lo intentó mostrar. Fue un personaje insoslayable de nuestros primeros días como proyecto de la nación. Junto con Moreno, Castelli, San Martín y Güemes forma ese quinteto de figuras sin las cuales la patria, primero, la independencia, después, y la nación, al fin, no hubieran sido posibles”, indicó.
              Enfatizó que “fue genio y figura de la más estricta honestidad en los asuntos públicos. Después de triunfar en Salta, la Asamblea del año 13 le otorgó 40 mil pesos fuertes de recompensa. Los rechazó indicando que fueran destinados a construir cuatro escuelas en Tarija (Bolivia), Tucumán, Salta y Jujuy. Como tantos dineros robados por la corrupción estatal en nuestro país esos fondos jamás llegaron a su destino”.
              “Solamente se pudo empezar a cumplir el sueño de Belgrano en 1986, cuando se sancionó la ley 23.346, que estableció la creación de las llamadas “Escuelas de la patria”, de instrucción primaria y jornada completa en Jujuy, Santiago del Estero y Tucumán. Esta última se concluyó en octubre de 1999 y en Santiago del Estero en 2000. La escuela de Jujuy se terminó en 2004”, relató.
              Concluyó afirmando que “cuando vemos a diario lo que puede hacer la corrupción, pensemos cuanto nos falta la estatura moral de Belgrano, su entrega y su determinación para dar todo por la patria”.