Cargando...

Espere un momento por favor.

En los próximos días aumenta el pan en un 25 porciento.

El kilo de pan, uno de los alimentos más consumidos por los argentinos, subirá ste martes de 32 a 40 pesos en el sur de la provincia de Buenos Aires y la semana que viene el producto llegará a ese valor en todo el territorio provincial.
Así lo confirmó este lunes a NA el presidente de la Federación Industrial Panaderil de la Provincia de Buenos Aires (FIP), Emilio Majori, quien adjudicó el incremento de precios al impacto de la suba de tarifas en los costos de producción.
Majori aseguró que esta suba del 25% será aplicada en forma "preliminar" dado que aún no terminó el análisis del impacto total de la suba de la energía eléctrica, el gas por red y el agua potable.
"Las boletas de agua vinieron con incrementos de hasta el 700% en algunos establecimientos y ese es un producto clave para nosotros. Está bien que aumenten los servicios, pero no de esta manera", dijo Majori a NA.
La problemática de este sector industrial es la misma que están enfrentando la mayoría de los rubros fabriles: aumento en los costos de producción por suba de salarios y tarifas mientras se deprime el consumo.
"Nuestros problemas son los mismos que los del conjunto de la sociedad: el aumento en servicios significa una suba sustancial en la materia prima de nuestro sector", dijo el referente de los panaderos bonaerenses.

El precio sugerido de la FIP para el kilo de pan en la provincia es de 32 pesos, pero este martes ascenderá a 40 pesos en el sur bonaerense y el próximo lunes 23 alcanzará ese nivel en todo el territorio provincial.
La dispersión de precios hará que el impacto del aumento del 25% sea diverso en las regiones de la provincia dado que en el interior se paga el kilo de pan entre 28 y 32 pesos y en el Conurbano ya alcanzó los 36 pesos.
Majori dijo que el incremento fue decidido tras el "tarifazo" y la entrada en vigencia del acuerdo paritario 2016, en el que el sector cerró un alza salarial del 35 por ciento escalonado en tres cuotas.
El industrial consideró que "está bien" que el Gobierno aumente el costo de los servicios públicos para poder mejorarlos, pero estimó que ningún sector puede absorber alzas del 600 o 700 por ciento como los registrados en energía eléctrica y agua, respectivamente.
Ante la consulta sobre si el aumento de precio de esta semana será el último del año, Majori respondió: "No, no, por supuesto que no. Hay que ver los ajustes finales de las tarifas en 2016. Esto es preliminar".
El sector está trabajando con la Secretaría de Comercio de la Nación, que conduce Miguel Braun, para establecer un "precio cuidado" del pan, aunque aún no fue definido cuál será el valor de oferta.