Cargando...

Espere un momento por favor.

La desgarradora historia de vida del niño accidentado en el patronato

Fuente:La Capital
Leandro, el pequeño de 8 años herido por el derrumbe de un gallinero ocurrido ayer en el patronato, había llegado junto a varios de sus hermanitos a ese establecimiento tras haber sido separado de su madre el pasado 23 de diciembre por decisión de la Justicia.

El niño permanece ahora internado en el Hospital Materno Infantil de Mar del Plata, donde los médicos confían en que tenga una evolución satisfactoria.

Leandro es oriundo de Mar del Plata y llegó Balcarce cuando la Justicia consideró que ya no podía seguir viviendo junto a su mamá.

Soledad, de apenas 30 años, viuda y madre de 9 hijos aún sufre problemas de adicciones y si bien se estaba esforzando por mejorar su situación, hubo funcionarios que consideraron que lo mejor sería que sus chiquitos ya no siguieran con ella.

Por eso a fines de 2015 dispusieron el traslado de todos ellos hacia la Sociedad de Protección de la Infancia, ubicada a unos 70 kilómetros de su hogar.


Quien conoció a Leandro cuando aún vivía junto a su mamá fue el ex director del Centro Municipal de Atención a la Víctima, Gastón Herrera, quien hoy se hizo presente en el hospital para interiorizarse sobre su estado de salud. “Cuando conocí a este chiquito tenía 7 años y todavía no hablaba”, recordó.

Herrera llegó a conocer al pequeño y a su historia de vida cuando su madre se acercó a él para pedirle ayuda. Le contó que acababa de enviudar, que tenía a una hija internada en grave estado de salud y que vivía en una precaria casa ubicada detrás de la Villa Marista.

El entonces funcionario decidió poner en marcha una campaña gracias a la que consiguió obtener donaciones para tratar de sacara a esa familia de la marginalidad. Gracias a los aportes y el tiempo de muchas personas, la casa fue reconstruida desde cero, los chicos recibieron ropa, juguetes, camas y colchones. A Leandro le regalaron una bicicleta y poco a poco comenzó a pronunciar palabras y elaborar oraciones. Soledad inició un tratamiento para recuperarse de sus adicciones y lentamente las cosas empezaron a mejorar.

Casa Soledad

En diciembre Herrera dejó la función pública y ayer se enteró del accidente sufrido por Leandro. También supo que una de sus hermanitas, la que estaba internada, falleció.

En diálogo con María Delia Sebastiani a través de LU6 el ex funcionario se mostró conmovido por la suerte de esta familia a la que había podido auxiliar.

“Logramos reconstruirle la casa, le armamos un hogar. A Soledad y a sus chicos los llevamos al Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (CEMA) y a ella la llevamos para que se tratara por sus adicciones y todo mejoró. Todo fue gracias a los vecinos y al Estado municipal. Pero lamentablemente otros efectores del Estado, en este caso inspectores de niñez, no se comprometieron y desarmaron a esta familia”, lamentó.

Herrera contó que la decisión de retirarle a Soledad el cuidado de sus propios hijos fue adoptada el pasado 23 de diciembre, por lo que en la Nochebuena algunos de ellos ya estaban en Balcarce. “La gente del centro de abrigo en el que están es amorosa y los cuidan muy bien. Pero no puedo dejar de sentir una gran angustia por Leandro y por todo lo que está pasando su familia”, dijo Herrera.

“Si el Estado hubieran trabajado de manera constante, como lo hicimos, Soledad habría salido adelante”, comentó.

Leandro sufrió graves heridas este miércoles mientras jugaba dentro de un viejo gallinero de la Sociedad de Protección a la Infancia junto a otros pequeños que también viven allí.

La estructura del lugar se derrumbó causándole lesiones, al igual que a otra niña de 6 años. La pequeña sólo sufrió heridas leves, pero Leandro tuvo que ser rescatado de entre los escombros y trasladado al Hospital Materno Infantil de Mar del Plata.

Esta mañana se emitió un parte médico en el cual se informó que el niño sufrió heridas en sus costillas, su brazo y un pulmón. Si bien su estado de salud es delicado, los médicos confían en que tenga una evolución favorable.