Cargando...

Espere un momento por favor.

El asalto al repartidor estaba todo armado

Un joven de 21 años, estudiante de la Universidad Nacional de Mar del Plata, fue detenido acusado de asaltar a un repartidor de aerosoles, pero resultó ser todo una farsa: el repartidor era su amigo y habían planeado simular el robo.
 El fiscal Rodolfo Moure encabezó el allanamiento a la casa del joven y por la tarde le tomó declaración, acto durante el cual confesó lo que había ocurrido.
De todos modos, hasta tanto se confirmen sus dichos, el joven está acusado de robo agravado. Además como le hallaron un arma y una planta de marihuana se le imputó la tenencia ilegal y la infracción a la ley de drogas.
El caso que inició la investigación se registró el pasado lunes al mediodía, en nuestra ciudad. Un distribuidor de 21 años de la empresa Danisant, de aerosoles, manejaba el camión por cale 14 entre 13 y 15. Lo acompañaba el ayudante. En ese momento, un Volkswagen Gol se le puso a la par y de él descendió un individuo que le sustrajo a punta de revólver 60 mil pesos de la recaudación.
El presunto ladrón se dio a la fuga y los damnificados se dirigieron a sede policial donde realizaron la denuncia. Los policías balcarceños empezaron a investigar bajo el aval de Moure y lo primero que solicitaron fueron las imágenes de las cámaras de seguridad.
Los videos mostraron con absoluta precisión al Volkswagen Gol mientras se acercaba al transporte y se pudo obtener de esa secuencia la patente.

Tras una sencilla pesquisa, los investigadores dieron con el titular del vehículo y con el domicilio, una vivienda de la calle Juana Manso al 800 de Mar del Plata.
Finalmente ayer por la tarde personal policial y de la fiscalía descentralizada allanaron la casa y apresaron al titular del automóvil, un estudiante universitario de 21 años. En la casa había un arma y unas flores de marihuana.
Horas más tarde fue trasladado a Tribunales y cuando dio su declaración contó que todo había sido una simulación coordinada con el repartidor, que era su amigo. Incluso habría mostrado su teléfono celular con las llamadas telefónicas vinculantes.
Pero además el chofer se presentó en Tribunales para admitir la maniobra, pero por cuestiones legales y para evitar cualquier posible nulidad se le negó cualquier intervención.
Al parecer el asalto habría sido simulado porque el ayudante del repartidor no estaba al tanto de lo que iba a suceder. “Es una locura lo que aparentemente hicieron estos pibes. Se expusieron a una interceptación o persecución policial, a que cualquier civil saliera lastimado, todo para estafar a la empresa distribuidora”, dijo una fuente al medio colega Radio 100.9
Si se confirma lo declarado por el detenido, el delito imputado pasaría a ser de “estafa” e incluiría en el cargo al repartidor a quien además se le agregaría el concurso ideal con falsa denuncia.
Durante el allanamiento de ayer la policía secuestró 16 mil pesos pertenecientes al botín quitado de la caja de seguridad del camión.
Trascendió que tanto el detenido como el repartidor eran conocidos de la escuela secundaria.