Cargando...

Espere un momento por favor.

El Arco Iris brilló ayer más que nunca

En un acto con una alta dosis de emotividad, en la tarde de ayer fueron inauguradas las nuevas instalaciones del Centro de Día «Arco Iris». "Esta obra es de la gente" remarcó el presidente de la institución, Gerardo Fernández al hacer uso de la palabra.
 
Resulta difícil de transcribir en palabras lo que se vivió ayer en el Centro de Día «Arco Iris» en el acto en que se inauguró la ampliación del espacio que alberga a personas con capacidades diferentes severas.
Fue una celebración muy especial, ya que el fruto de un arduo trabajo de quienes dirigen los destinos de la institución y el apoyo de la comunidad toda hicieron posible lo que comenzó pareciendo una ambición desmedida.
Y eso se vio reflejado en todos los que se dieron cita en la tarde de ayer en la entidad.
Referentes de innumerables entidades intermedias, funcionarios, ex funcionarios, allegados y mucha gente que siente un afecto particular por todo el grupo que conforma el Centro de Día (residentes, personal, directivos) dijo presente para acompañarlos en tan grato momento.

"ESTA OBRA ES DE LA GENTE"
Poco después de las 16 se dio inicio al acto con el ingreso de las banderas Nacional y Bonaerense portadas por sus abanderados dando paso a la entonación de las estrofas del Himno Nacional Argentino.
Acto seguido hizo uso de la palabra el presidente de la Comisión Directiva, Gerardo Fernández, quien realizó una breve reseña del camino recorrido desde que allá por 2014 surgió la idea de poder ampliar las instalaciones existentes a fin de dotar de mayor comodidad a los residentes, enumerando las muchas y diferentes acciones llevadas adelante con mucho esfuerzo y sacrificio y con el acompañamiento incondicional de la comunidad.
"Esto demuestra que cuando hay honestidad en una gestión se puede trabajar y la honestidad pasa por hacer lo que corresponde, nada más" aseguró destacando que "podríamos decir que el objetivo está cumplido, pero no vamos a dejar de seguir haciendo cosas"
"Esta obra es de la gente, dejamos de ser 'los de Uriburu al fondo' como se decía antes y vistos como una institución en la que había serios problemas para llegar a hoy, que estamos desendeudados y mirando al futuro y pensando en ir por más" enfatizó en medio de una tensa emoción que embargó a todos los presentes.
El Padre Pablo Bosisio tuvo a su cargo la bendición de las nuevas instalaciones en tanto los residentes procedieron al corte de cintas y luego se descubrieron placas alusivas, con lo que quedó formalmente inaugurado el espacio de cerca de 120 metros cuadrados, que incluyen una habitación, un baño y un salón de usos múltiples.
Según se explicó, la construcción de una nueva habitación permitirá que un número mayor de concurrentes -de cinco a once- puedan descansar en horas del mediodía. Pero también este avance está comprendido dentro de la planificación elaborada y que apunta a que el Centro de Día Arco Iris" pueda funcionar como un hogar durante las 24 horas.