Cargando...

Espere un momento por favor.

Baufer SP Chevrolet y Volvo 122 SB: historia viva del TC en el Museo "Juan Manuel Fangio"

Son los vehículos que se presentaron en la entrega de los “Bordeu”.
El Volvo con el que Pairetti rompió todos los moldes en Córdoba y el Baufer Sport Prototipos con el que Bordeu logró cuatro podios en 1969, volvieron a rugir en el Museo.
El recuerdo de Pairetti y “Cacho” Fangio. (fotos).

Fueron el marco de la realización de este importante evento, los vehículos presentes no pasaron inadvertidos por los presentes en la sobria entrega de los Premios “Bordeu”.
Es que cada uno cuenta una historia, la cual se enmarca en la propia historia del TC.
El Volvo 122 SB, color crema, con el (2) en sus laterales, fue el único en toda la historia del TC, que obtuvo un triunfo para la marca por sobre Chevrolet, Dodge, Ford, y Torino. El “sueco” de Pairetti marcó una de las inflexiones en la historia de TC, logrando la recordada victoria en la “Vuelta de Carlos Paz”, en enero de 1965. Fue en el taller de Victorino Domine, y luego la recibió Alfredo Masarello. Se le aplicó el mismo tono de pintura y detalles. Una joya.


Por su parte, el Baufer SP Chevrolet tiene la particularidad de haber usado dos motores en la misma temporada: Chevrolet y Dodge preparado por Bellavigna. El auto también tuvo cambios estéticos: comenzó la temporada de 1969 con color rojo, ya que Bordeu quería seguir la tradición de la “coloradita”. Cuando cambió a Dodge y lo piloteó Andrea Vianini, el auto pasó al amarillo.
En marzo de ese año con Bordeu, logró dos podios: 3° en Buenos Aires y 2° en Córdoba. Otros dos segundos puestos entre junio y julio en Rafaela y Córdoba; un sétimo puesto con Vianini a fines de julio. Intercaló entre abandonos con un tercer puesto en Santa Fe y para 1970 ya había pasado a la historia.
Más allá de su corta historia en el TC, estos autos son recordados por los nostálgicos como parte de una década de TC experimental, de la que pilotos de estirpe fueron sendos protagonistas. No fue casual, que la entrega de los Bordeu, ocurra justo en el 53° aniversario del debut de “Maneco” en el TC, y de la muerte de Juan Gálvez, el máximo Campeón con el que cuenta la categoría hasta hoy.
Quienes formaron parte, como Carlos Pairetti, o “Cacho” Fangio, recordaron el hecho y a los autos, con la nostalgia de aquellos viejos amigos que se juntan a desempolvar recuerdos en una mesa de café. “Yo venía de atrás ese día”, memoró Pairetti. También tiene fresco ese día, Oscar “Cacho” Fangio.


Pairetti: “Volvo me ofreció el vehículo”
Sin dudas, la presencia de Carlos Alberto Pairetti, engalanó la puesta, ya que el Campeón argentino no vino solo, sino que acompañado por un vehículo que formó parte de su historial personal: el Volvo 122 SB con el que hizo historia en Carlos Paz, logrando el primer (y único) triunfo en Turismo Carretera para una marca que no fuera ni Chevrolet, ni Dodge, ni Ford, ni Torino. “Tuve un llamado del presidente de la empresa Volvo, que me contó sobre este vehículo, que hace también a la historia del automovilismo. Siempre es grato volver”, explicó “Il Matto” con lucidez: “tengo 80”, avisó. El “sueco” lucía en el lateral opuesto al espiral y fue puesto en marcha, demostrando también su vitalidad.

Fangio: “Son autos con historia viva”
También estuvo presente, como sucede desde años anteriores, Oscar “Cacho” Fangio visitó la entrega, a la que en esta oportunidad calificó de “muy especial”: “He venido años anteriores, pero hoy es muy especial, por el homenaje a Bordeu y el recuerdo de su debut en el TC”, cuenta con emoción. Para el ex piloto emblemático de Chrysler, Chevrolet y monopostos por Europa y en las inolvidables “84 Horas de Nürburgring” “venir y encontrar a amigos como Pairetti, Tulio Crespi es muy agradable y estos son autos con historia viva”, resaltó. Así, “Cacho” entregó algunos premios en la realización y junto a varios de los nombrados, recordó aquellas épocas tan vivas en la historia del TC.